Diplomáticos de EE. UU. en Cuba sufrieron lesiones cerebrales

También se les diagnosticó con pérdida auditiva permanente a los 10 diplomáticos que se han reunido o hablado con la Asociación del Servicio Extranjero de Estados Unidos

Por AP

Diplomáticos estadounidenses que laboraron en Cuba tienen lesiones cerebrales traumáticas moderadas tras ser blando de misteriosos ataques contra su salud, denunció hoy su sindicato.

Además de la lesión moderada en el cerebro –a la que suele conocerse como conmoción cerebral–, se les diagnosticó pérdida auditiva permanente a los 10 diplomáticos que se han reunido o hablado con la Asociación del Servicio Extranjero de Estados Unidos.

El sindicato no indicó cuántos de entre los 10 recibieron uno de esos diagnósticos, pero dijo que otros síntomas incluyen inflamación del cerebro, dolores de cabeza intensos, pérdida del equilibrio y “fallas cognitivas”.

En un comunicado, el sindicato señaló que “alienta encarecidamente al Departamento de Estado y al gobierno federal a hacer todo lo posible para proporcionar atención adecuada a los afectados, y a trabajar para asegurarse de que estos incidentes cesen y no se repitan”.

Lo que ocurrió en La Habana a fines de 2016 y principios de 2017 ha permanecido como un misterio para los investigadores estadounidenses, que siguen buscando algún dispositivo u otra probable causa para lo que el Departamento de Estado ha descrito como ataques a la salud de los diplomáticos.

Los primeros indicios recabados por las autoridades estadounidenses apuntaban a un posible dispositivo sónico oculto, aunque los investigadores no han dicho si se ha encontrado un dispositivo así. El Departamento de Estado ha señalado que aún no puede llegar a una conclusión sobre quién fue el responsable de los ataques.

La confirmación de que los diplomáticos sufrieron lesiones cerebrales deja entrever que los ataques provocaron daños más graves que las quejas relacionadas con la audición que se reportaron en un principio.

La lesión cerebral traumática suele ser el resultado de un golpe, una sacudida u otra fuerza externa que altera el funcionamiento normal del cerebro, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los efectos a corto y largo plazo pueden incluir alteraciones en la memoria, el razonamiento, la vista, el equilibrio, las capacidades verbales y las emociones.

No todas las lesiones cerebrales traumáticas son iguales. Los médicos evalúan a los pacientes valiéndose de varios sistemas de medición clínica, tales como la Escala de Coma de Glasgow, en la que se utiliza una puntuación numérica para clasificar la lesión como leve, moderada o grave.

El Departamento de Estado ha dicho que cuando menos 16 estadounidenses vinculados con la embajada de Estados Unidos en La Habana presentaron síntomas de los ataques. Pero Washington no ha querido describir sus síntomas ni estado actual de salud, más allá de decir que los “incidentes” que los afectaron ya no están ocurriendo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo