Fallece periodista investigativa Beatriz de la Torre

Laboró en la prensa escrita puertorriqueña

Por Aiola Virella
Fallece periodista investigativa Beatriz de la Torre

El periodismo investigativo en Puerto Rico acaba de perder a una de sus plumas más sagaces. La periodista Beatriz de la Torre falleció esta semana a causa de un fallo cardíaco, informaron sus familiares al Overseas Press Club de Puerto Rico.

A Beatriz la conocí a finales de la década de los 90, siendo yo una periodista en ciernes y ella ya toda una institución del periodismo en la Isla. Coincidimos profesionalmente en la redacción de El Vocero. Era la época en que comenzaban a destinarse equipos especializados para hacer grandes investigaciones en los medios locales, pero ella ya les llevaba la milla extra. Había destinado gran parte de su carrera —desde la época de The San Juan Star— a hacer investigaciones, a meter el dedo en la llaga de los intocables… y cuando digo intocables son de todos los campos y niveles.

A lo único que Beatriz le temía era a que alguna demanda o acción legal manchara su nombre, por eso siempre era extremadamente meticulosa en el desarrollo y publicación de sus historias. Eso lo conozco de primera mano porque luego de unos años tuve el reto de ser su jefa de información y directora editorial, así que las conversaciones e intercambios de escritos eran de nunca acabar. Las historias de Beatriz no se publicaban hasta que ambas estuviésemos súper seguras de que todo lo que estaba allí era “a prueba de balas”.

No era para menos, Beatriz escribía sobre temas escabrosos que muchas veces eran ignorados o tratados de forma liviana en el día a día de los medios de comunicación. Las llamadas, intentos de detener historias, amenazas y ataques a la reputación no faltaron; pero esas historias estaban sustentadas y el tiempo siempre le dio la razón.

Su meticulosidad y experiencia en el campo del periodismo investigativo, le dieron un gran privilegio. Trabajar a solas, desde su casa y a su tiempo. En la época en que los medios podían destinar recursos a dos manos, Beatriz tuvo el respaldo de El Vocero para desarrollar historias profundas y en series.

Uno de sus compañeros de labores en la Unidad Investigativa de El Vocero, el periodista Obed Betancourt también la recuerda por su solidez como periodista. “Beatriz de la Torre siempre fue una periodista de una inteligencia asombrosa. Capaz de cálculos y observaciones que, por mucho, iban más allá de lo que cualquier periodista promedio habría notado. Era altamente educada sin perder un aire bohemio que la definía. De gran memoria, usaba todos esos recursos al momento de redactar una nota suya que, por simple que fuese la encomienda, sin fallar, resultaba en una nota de investigación. Su risa un poco ronca y corta, posiblemente a causa del cigarrillo, podía confundirse fácilmente con un sarcasmo”, rememora Betancourt. El periodista relata que “en varias instancias de nuestras vidas nos comunicamos asiduamente por asuntos de la profesión. Edité en algún momento sus notas y era tan fácil, por su solidez y coherencia, como difícil por su extensión y defensa de cada una de las líneas que escribía. Recuerdo que fue en algún momento esposa del afamado y controversial crítico internacional de arte, el puertorriqueño Ernesto J. Ruiz de la Mata, y con ese nombre, Beatriz Ruiz de la Mata, supe de ella por primera vez. Beatriz reflejó una época dorada del periodismo puertorriqueño”.

Algunos de los temas que Beatriz develó antes que nadie fueron: la participación de una puertorriqueña en la CIA y el escándalo de Irán Contra, el negocio de la compra de petróleo en la Autoridad de Energía Eléctrica y el fraude en las certificaciones de calidad del combustible en esa misma corporación pública (que años más tarde fue retomado por otros periodistas en la Isla), el escándalo del avión de Bromonn, escándalos en las compras, subastas y estado de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, las relaciones del gobierno de Sila María Calderón con la Caribbean Petroleum Corporation, la crisis en la banca local que luego desembocó en la liquidación de bancos, el tema de Puerto Rico en Washington con todos sus cabilderos y movidas estratégicas, los donativos a las campañas de Luis Fortuño, el calentamiento global antes de ser discutido ampliamente, las finanzas del congresista Luis Gutiérrez y hasta los negocios de la familia Ferré Rangel.

El trabajo de Beatriz de la Torre fue reconocido por sus pares en la Isla. Ganó el premio a la Excelencia Periodística Eddie López (1982 y 1988) y el premio al Periodismo Investigativo Malén Rojas Daporta (2009) del Overseas Press Club. En el año 2007, ganó el premio al Mejor Reportaje Investigativo de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico.

Beatriz nació el 11 de enero de 1944 en Santiago, Cuba. Tenía 73 años al momento de su deceso.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo