Crisis fiscal: Puerto Rico en el espejo de Detroit

Experto insta a la organización comunitaria ante las políticas de austeridad

Por Hermes Ayala

El pueblo de Puerto Rico, atribulado ante las medidas de austeridad de la Junta de Control Fiscal, puede muy bien mirar el ejemplo de organización de las comunidades pobres de Detroit para resistir el embate que viene.

La clave es organizarse para contrarrestar la carencia de transparencia que existe sobre la deuda fiscal en Puerto Rico. La narrativa hasta ahora va construida por una especie de juego común entre la Junta y el Gobierno de Puerto Rico, al punto que aún no se han definido lo que son los “servicios esenciales”, mientras que se machetea en servicios como los de educación elemental, superior y universitaria, y se pone la mira en otros, como los de salud y servicio energético.

Ante esto, le toca a la ciudadanía tomar acción organizativa, más allá de las protestas en la calle. Es cuestión de complementar ambas, según un experto en el tema. “Creo que el caso de Detroit es uno muy importante para Puerto Rico, en especial si tratamos ejemplos específicos, como lo que sucedió con el servicio del agua y la educación”, apuntó el director de investigación el Centro para una Nueva Economía (CNE), Deepak Lamba-Nieves.

“En Detroit se da un caso interesante, porque las mismas comunidades negras, latinas, las comunidades pobres, en general, lograron encontrar una contra-narrativa eficaz para hacerles frente a las medidas de austeridad que querían imponerles”, explicó Lamba Nieves, recalcando que “hay bien poca evidencia que la austeridad haya funcionado en casos similares [al de Puerto Rico y Detroit] alrededor del mundo”. “En Grecia, por ejemplo, sabemos que eso fue un fracaso”, dijo.

Las comunidades pobres de Detroit, recalcó Lamba Nieves, fueron víctimas de un irresponsable proceso de racionalización en el sistema de agua. Aun sabiendo que era tóxico, el ayuntamiento les suministró agua a los sectores pobres de Detroit  procedente del río Flint. Los resultados inmediatos fueron envenenamientos con plomo y carcinógenos y enfermedades en la piel y riñones. ¿Qué hicieron las comunidades pobres de Detroit? No dejarse. Organizarse y luchar en muchos frentes.

“Ante esto, en Detroit hubo distintos grupos y distintas respuestas y estrategias. A la hora de organizarse, todo fluyó, pero esto no surge de un vacío. Hay distintos contextos históricos. En Detroit, por ejemplo, hubo unas protestas fuertes en 1967 por parte de estas comunidades marginadas y, desde ese momento, las organizaciones y comunidades, principalmente afroamericanas, se han estado organizando”, articuló Lamba Nieves.

“Este ejercicio de empoderamiento ha sido un proceso largo. Entonces, cuando surge la crisis, ya había ciertas personas en posiciones de poder en la ciudad que reaccionaban favorablemente a estas iniciativas organizacionales, para hacerles frente a estas narrativas del capítulo 9 de quiebra y de la junta fiscal que, en este caso, imponía el estado de Michigan”, sostuvo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo