Apodos a políticos: fenómeno de nuestra cultura

Los puertorriqueños se ponen creativos a la hora de asignar sobrenombres

Por EFE

El uso de sobrenombres o apodos desde hace siglos en Puerto Rico por parte de figuras políticas, atribuidos en la infancia o al llegar a la vida pública, es un fenómeno característico de la cultura de la isla caribeña.

Según explicó hoy a Efe el analista e historiador político Néstor Duprey, la costumbre de los apodos entre funcionarios públicos se remonta al siglo XIX.

Uno de las figuras que usaba mote era el revolucionario puertorriqueño Ramón Emeterio Betances, quien según Duprey firmaba sus documentos con el nombre de “El Antillano”.

Por sus ideas abolicionistas y sus reclamos de crear una confederación de países antillanos fue desterrado en varias ocasiones de Puerto Rico por el Gobierno español.

Betances también participó en 1848, en Francia, en la revolución que proclamó la II República, siendo expulsado del país europeo.

En 1867, desde su destierro en la isla caribeña de Saint Tomas, Betances publica su “Proclama de los Diez Mandamientos de los Hombres Libres” y organiza el fallido intento de derrocar al Gobierno español en Puerto Rico en el “El Grito de Lares”.

De aquella época es el independentista, educador y escritor puertorriqueño Eugenio María de Hostos, quien era apodado “El ciudadano de América” por haber entregado su existencia a la lucha por su patria y la unidad de las Antillas.

Varios años más tarde aparece la figura de José Celso Barbosa, a quien, de acuerdo con Duprey, conocían como “El viejo”, aunque la mayoría del pueblo lo reconoce como “El padre de la estadidad”, como se denomina en la isla al movimiento que busca la anexión de la isla a EE.UU.

Al primer gobernador electo por los puertorriqueños e impulsor del estatus político actual de la isla, el de Estado Libre Asociado, Luis Muñoz Marín, se le conoció como “El vate” por sus trabajos poéticos de juventud. Otra figura política que destacó a principios del siglo XX fue el primer presidente del Senado, Antonio R. Barceló, a quien según dijo Duprey se conocía como “El capitán de su pueblo” por impulsar leyes de justicia social.

Posteriormente, surgieron otros destacados políticos como Severo Colberg Ramírez, a quien apodaban “El látigo” por su agresividad política, y a la primera alcaldesa de San Juan, Felisa Rincón de Gautier, “Doña Fela”.
Varios antiguos gobernadores también cuentan con sobrenombres, como Carlos Romero Barceló a quien se conoce como “El caballo”, a Rafael Hernández Colón como “Cuchin”, a Aníbal Acevedo Vilá como “El alacrán”, a Luis Fortuño como “Milhouse” y a Alejandro García Padilla como “Agapito”.

“Los apodos son una muestra de cariño o un término para resaltar al político”, sostuvo Duprey, doctor en Historia de América de la Universidad Interamericana.

Duprey detalló que a Hernández Colón se le apoda “Cuchín”, pues de joven le llamaban “Cuchi”, aunque también se le conoce como “El gallito”, mientras que a Fortuño carga con el sobrenombre de “Milhouse” por su parecido con el personaje de la serie televisiva de “Los Simpsons”.

Otros ex funcionarios que también han tenido apodos son alcaldes de municipios importantes como Edwin Rivera Sierra “El amolao”, José “Chemo” Soto, Juan Manuel “Mane” Cruzado y Ángel “Wiso” Malavé, el fenecido legislador Antonio “Chuchin” Soto, y los exsenadores Víctor “El búho” Marrero y Ángel “Buzo” Rodríguez.

En la actualidad, al menos una veintena de legisladores ostentan sobrenombres, encabezados por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, a quien se le conoce como “El tiburón blanco”, por su fogosidad en la política.

Otros senadores con apodos son Lawrence “Larry” Seilhamer, Carmelo Ríos, a quien el fenecido analista político Benny Frankie Cerezo bautizó como “Cashmelo”, Ángel “Chayanne” Martínez y José “Joito” Pérez.

Y en la Cámara de Representantes se destacan a su presidente, Carlos “Johnny” Méndez, y los miembros José “Pichy” Torres, Rafael “Tatito” Hernández, José “Conny” Varela, Jorge “Georgie” Navarro y María Milagros “Tata” Charbonier.

Loading...
Revisa el siguiente artículo