Yulín "Basta ya de que nos traten como en la canción de Calle 13"

Por Inter News Services
Yulín

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, ante la reducción de la jornada laboral, llamó hoy a la protesta pacífica y acusó al gobierno de escudarse en la “farsa” de una pelea con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

“Hoy recibimos la noticia del más reciente ultraje de la Junta de Control Fiscal. Esta acción nos demuestra nuevamente la indignidad a las que nos quiere someter este gobierno que se escuda tras la farsa de una pelea ante una junta colonial que vino a destruirnos”, dijo Cruz Soto.

Según la primera ejecutiva municipal, “hoy se consuma el abuso a nuestro pueblo. A pesar de las advertencias que hicimos muchas voces, algunos pensaron que la junta venía a ayudar. ¿Ayudar a quién? ¿Sacrificando a quién? ¿A qué precio?”.

Opinó que “hoy la crueldad de los que se atreven a quitarnos todo poco a poco dirige su codicia contra otro grupo de compatriotas”.

Junto con recordar los casos de la Universidad de Puerto Rico y el Sistema de Educación Pública, que ya sintieron “el yugo opresor”, comentó que saben (la JSF y el gobierno) “que un pueblo educado es difícil de someter. Saben que la ignorancia es caldo de cultivo de la dependencia. Saben que la dependencia es tierra fértil para el miedo y la parálisis”.

Anticipó que “ya se sienten las penurias de nuestros enfermos que ahora tiene 60 medicamentos menos que pondrán en peligro su salud y nos convertirán en un país con una población con pocas posibilidades de producir al máximo de su capacidad.

Añadió que “ya los municipios han sentido el ultraje de ver sus recursos secuestrados y tener que reducir, o eliminar, servicios esenciales para proteger el derecho de nuestra gente a una vida plena. No se puede vivir entre basura y escombros, no se puede llegar al trabajo sin transporte, no se pueden cuidar nuestros niños sin medicinas en nuestros centros de salud”.
Sobre la reducción de la jornada laboral, sostuvo que “hoy pretenden quitarles a los servidores públicos el dinero para mantener a sus familias y con ello continúan condenando a los puertorriqueños a la falta de servicios y a la pobreza. ¿Y para qué nos quitan el pan de la boca? Para pagarle a los buitres”.

Para Cruz Soto, “la tímida queja del gobierno no es suficiente; el sentido de impotencia no puede evitar que enfrentemos la verdad. Hay que parársele de frente a la junta. Así de sencillo. Hay que parársele de frente con la protesta pacífica; hay que hacerle frente en las cortes, en la comunidad internacional o donde quiera que nos escuchen. Hay que desobedecer a la junta y obedecer la conciencia de un pueblo que tiene que perder el miedo y dejar de pensar desde la comodidad de lo que puede ser si los de allá son ´buenos con nosotros´”.

Insistió en que “ya está bueno de usarnos, de acorralarnos y de reducirnos a menos. Basta ya de que como en la canción de Calle 13 nos traten “…como limonada para el capataz de la hacienda”. Es hora de despojarnos del síndrome del boricua maltratado. Es hora de decir de despertar compatriotas”.I La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, ante la reducción de la jornada laboral, llamó hoy a la protesta pacífica y acusó al gobierno de escudarse en la “farsa” de una pelea con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

“Hoy recibimos la noticia del más reciente ultraje de la Junta de Control Fiscal. Esta acción nos demuestra nuevamente la indignidad a las que nos quiere someter este gobierno que se escuda tras la farsa de una pelea ante una junta colonial que vino a destruirnos”, dijo Cruz Soto.
Según la primera ejecutiva municipal, “hoy se consuma el abuso a nuestro pueblo. A pesar de las advertencias que hicimos muchas voces, algunos pensaron que la junta venía a ayudar. ¿Ayudar a quién? ¿Sacrificando a quién? ¿A qué precio?”.

Opinó que “hoy la crueldad de los que se atreven a quitarnos todo poco a poco dirige su codicia contra otro grupo de compatriotas”.

Junto con recordar los casos de la Universidad de Puerto Rico y el Sistema de Educación Pública, que ya sintieron “el yugo opresor”, comentó que saben (la JSF y el gobierno) “que un pueblo educado es difícil de someter. Saben que la ignorancia es caldo de cultivo de la dependencia. Saben que la dependencia es tierra fértil para el miedo y la parálisis”.

Anticipó que “ya se sienten las penurias de nuestros enfermos que ahora tiene 60 medicamentos menos que pondrán en peligro su salud y nos convertirán en un país con una población con pocas posibilidades de producir al máximo de su capacidad.

Añadió que “ya los municipios han sentido el ultraje de ver sus recursos secuestrados y tener que reducir, o eliminar, servicios esenciales para proteger el derecho de nuestra gente a una vida plena. No se puede vivir entre basura y escombros, no se puede llegar al trabajo sin transporte, no se pueden cuidar nuestros niños sin medicinas en nuestros centros de salud”.

Sobre la reducción de la jornada laboral, sostuvo que “hoy pretenden quitarles a los servidores públicos el dinero para mantener a sus familias y con ello continúan condenando a los puertorriqueños a la falta de servicios y a la pobreza. ¿Y para qué nos quitan el pan de la boca? Para pagarle a los buitres”.

Para Cruz Soto, “la tímida queja del gobierno no es suficiente; el sentido de impotencia no puede evitar que enfrentemos la verdad. Hay que parársele de frente a la junta. Así de sencillo. Hay que parársele de frente con la protesta pacífica; hay que hacerle frente en las cortes, en la comunidad internacional o donde quiera que nos escuchen. Hay que desobedecer a la junta y obedecer la conciencia de un pueblo que tiene que perder el miedo y dejar de pensar desde la comodidad de lo que puede ser si los de allá son ´buenos con nosotros´”.

Insistió en que “ya está bueno de usarnos, de acorralarnos y de reducirnos a menos. Basta ya de que como en la canción de Calle 13 nos traten “…como limonada para el capataz de la hacienda”. Es hora de despojarnos del síndrome del boricua maltratado. Es hora de decir de despertar compatriotas”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo