Realizarán protesta para que Marina EEUU detenga detonaciones en Vieques

Porque continúan las explosiones y la generación de desechos tóxicos

Por Inter News Services
Foto: Suministrada
Realizarán protesta para que Marina EEUU detenga detonaciones en Vieques

Cerrar las instalaciones militares que aún quedan, devolver al pueblo de Vieques la tierra todavía bajo el control de la Marina de Guerra y el gobierno de Estados Unidos y poner fin a la quema abierta y las detonaciones forman parte de los reclamos del colectivo Vidas Viequenses Valen, que el próximo martes realizará una protesta.

La manifestación Vieques tiembla de nuevo será a las 5:00 de la tarde en el Faro Punta Mulas, entrada de la reunión del Consejo Asesor de Restauración (RAB, en inglés) de la Armada de Estados Unidos, que continúa las detonaciones y quema abierta.

“La limpieza de Vieques es una farsa, no se está limpiando nada. Lo que están haciendo es quema abierta y detonaciones”, expresó Myrna Pagán, portavoz de Vidas Viequenses Valen.

Reveló que entre el martes 25 y el jueves 27 de julio alrededor de las 9:00 de la mañana se escucharon y se sintieron las explosiones provocadas por la Marina de Guerra, y “se vieron desde nuestras ventanas y puertas las columnas de humo esparciendo al aire los residuos de gases tóxicos”.

“Es de las explosiones más fuertes que hemos sentido, pero es nuestro pan de cada día. Después de las seis décadas de bombardeo y contaminación este pueblo se levanta a denunciar esta práctica y a exigir el uso de alternativas existentes para la limpieza de nuestras tierras y mar”, reclamó Pagán.

Afirmó que en Estados Unidos, las Fuerzas Armadas generan más desechos tóxicos que cualquier otra empresa.

La Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de Estados Unidos, comentó, estima que las fuerzas armadas tendrán que desechar unas 505,302 toneladas de municiones viejas en los años venideros.

La organización Vidas Viequenses Valen exige, según un documento enviado a la agencia Inter News Service (INS), una completa y rápida limpieza de los terrenos y las aguas circundantes, pues todavía hay miles de bombas, granadas, napalm, agente Naranja, uranio reducido y otros explosivos dejados atrás por la Marina de Guerra.

Además, insiste en que se detenga la explosión abierta de bombas sin detonar, junto a que se garantice la participación de la comunidad en la limpieza; entrenar viequenses como gerentes, administradores y científicos, así como promover oportunidades a las empresas viequenses para hacer ese trabajo en vez de traer de Estados Unidos.

“La mañana de la detonación no podía respirar, mi papá me dijo que me daban esos ataques de asma desde que era pequeña, cuando la Mariana hacia sus maniobras. Por lo general estoy saludable pero estas últimas dos detonaciones las sentí fuerte, no podía parar de toser, hace tiempo no me pasaba”, comentó Kiany Connelly, joven viequense parte de Vidas Viequenses Valen.

Pagán llamó a la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (EPA), donde le informaron se estaban destruyendo unas 300 unidades de explosivos más cerca de la frontera con la comunidad.

“Si no fuese porque llamo, no me entero; nos tienen sin información, destruyen la artillería y no nos permiten prepararnos para protegernos de los efectos nocivos; los secretos de la Marina son letales”, denunció Pagán.

El veteran luchador viequense Ismael Guadalupe, de Vidas Viequenses Valen, subrayó que “cuando se queman desechos tóxicos con quema abierta, detonación abierta o incineradora no se destruyen los desechos tóxicos”.

“Algunos de los químicos van por el aire y se dispersan por el medio ambiente, contaminando la tierra y el agua y dañando la salud de las comunidades cercanas”, reclamó Guadalupe, que participó en las grandes luchas contra la Armada de Estados Unidos, que culminó el 1 de mayo de 2003 con el fin de las maniobras y bombardeos en la llamada Isla Nena.

Laura Olah, organizadora nacional de la Campaña de Cese al Fuego, calificó de “indignante que el mismo contratista de la Defensa (CH2MHILL) que ha estado manejando la quema y detonación al aire libre en Vieques, tiene una cámara de detonación cerrada que se ha desplegado en otras comunidades”.

“Por definición, la quema y detonación abierta causan la liberación descontrolada de carcinógenos y neurotóxicos al medio ambiente –los niños de Puerto Rico merecen un futuro saludable y la mejor tecnología disponible; la Marina tiene la capacidad y la responsabilidad de hacerlo realidad”, reclamó Olah.

La científica y maestra viequense Elda Guadalupe afirmó que “hay alternativas para la quema, como la reducción química en fase gaseosa, oxidación con agua supercrítica, cámara de detonación, fitoremadiación, entre otras que además son más económicas para el gobierno a largo y corto plazo”.

“Nos siguen enfermando, esto no ha parado desde que llegó la Marina de Guerra de los Estados Unidos a nuestras tierras”, hace más de 70 años, anotó.

Pagán, por su parte, expresó que la amenaza de la contaminación es real para Vieques y todo Puerto Rico.

“Si sufrimos los efectos de los polvos del Sahara que viajan miles de millas, cómo podemos ignorar las constantes detonaciones que ocurren a solo metros de distancia de nuestros hogares”, declaró la portavoz de Vidas Viequenses Valen.

Loading...
Revisa el siguiente artículo