Incertidumbre por las becas Pell

Luego de la huelga universitaria, varios recintos y unidades de la Universidad de Puerto Rico perdieron la elegibilidad a fondos federales. Aunque ya enviaron las solicitudes para reinstalarlos, el Departamento de Educación federal no ha contestado.

Por Ronald Ávila Claudio

Hay incertidumbre en torno al acceso a fondos de Título IV en diferentes recintos y unidades de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Y es que, aunque ya instituciones como Humacao, Río Piedras, Bayamón y Cayey han sometido las solicitudes para acceder a las Becas Pell, los préstamos estudiantiles y el dinero para pagar a los alumnos de estudio y trabajo, no ha trascendido públicamente que el Departamento de Educación (DE) federal avaló la reinstalación.

La elegibilidad de estas unidades al dinero federal se perdió temporalmente a consecuencia del proceso de huelga, que duró más de 70 días.

En el caso específico del Recinto de Río Piedras, el panorama se complicó, pues no contaban con un rector —luego de la renuncia de Carmen Rivera—para que firmara la solicitud que sería enviada al Gobierno de la capital nacional. Esto, según informó el cuerpo de decanos del campus sanjuanero, atrasó el proceso. La semana pasada, el Recinto llegó a un acuerdo con el DE federal para que la decana de estudiantes, Gloria Díaz, firmara la petición; fue enviada el viernes 21 de junio.

Según Jorge Rivera, vicepresidente del Consejo General de Estudiantes de Río Piedras, el proceso de reinstalación puede tardar hasta 60 días.

El estudiante dijo estar esperanzado en que los fondos estarán disponibles y que en las próximas dos semanas habrá una respuesta del Gobierno federal al respecto.

Empero, aceptó que entre los escenarios pudiera estar una reinstalación  parcial o una respuesta de denegación.

El alumno explicó que, de llegar el comienzo del semestre, puede que estudiantes tengan que comenzar sin ser elegibles al dinero de Título IV, pero esto cambiaría durante el año académico.

La doctora Martha Quiñones, candidata a presidir la UPR, sostuvo que las unidades pueden ofrecer a los alumnos una prórroga para que puedan comenzar a estudiar hasta que los fondos estén disponibles.

Sobre esto, Rivera destacó que podría ser complejo, pues al menos en Río Piedras los funcionarios de asistencia económica no tienen acceso a los perfiles de los estudiantes de nuevo ingreso que son elegibles a becas y préstamos hasta que se restablezca la elegibilidad.

“Lo que se tendrá es un poco de caos, porque no sabemos qué estudiantes son elegibles. Una vez se restablezca el sistema, todo se normalizará”, dijo.

Padres preocupados

A consecuencia de esta situación, padres hablaron con Metro sobre su preocupación, pues sus hijos dependen de este dinero para estudiar en agosto. Tal es el caso de Edgar Berríos, quien dijo evalúa enviar a su hijo a otra universidad.

Para la doctora Quiñones, todo se resolverá pronto.  Agregó que hay un problema de comunicación por parte de la administración hacia la comunidad en general, que no conoce los procesos universitarios. Sentenció que “personas de la administración tienen agendas para hacer quedar mal a la UPR y llenar las instituciones privadas”.

Sobre los pagos de estudio y trabajo, becas y préstamos que la UPR Río Piedras debía a estudiante antes de la huelga, la Oficina de Prensa comentó a este medio que la administración evalúa pagar el dinero y luego pedir un reembolso al DE federal, como hizo la UPR Humacao. Rivera destacó que el CGE presentó esta idea en varias ocasiones, pero la administración la ignoró. De hecho, en días pasados, la decana Díaz comentó públicamente que estos fondos se habían perdido.

Loading...
Revisa el siguiente artículo