Desconcierta aparición de pirosomas cerca de Alaska

Los científicos afirman que se trata de pirosomas, criaturas invertebradas tropicales que se alimentan por filtración y viven habitualmente en el Ecuador.

Por AP
Desconcierta aparición de pirosomas cerca de Alaska

JUNEAU, Alaska, EE.UU. (AP) — Extrañas criaturas marinas semejantes a dedales rosas largos aparecieron por primera vez cerca del litoral sureste de Alaska después de que emigraran hacia el norte por la costa oeste en los últimos años.

Los científicos afirman que se trata de pirosomas, criaturas invertebradas tropicales que se alimentan por filtración y viven habitualmente en el Ecuador.

En conjunto forman un tubo rosa largo, pero en realidad son una colonia unida de miles de criaturas multicelulares, cada una de unos 15 centímetros (seis pulgadas) de largo.

Los pirosomas han emigrado al norte, afirmó el lunes Ric Brodeur, investigador de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés), a The Associated Press.

Los pirosomas fueron vistos por primera vez en la costa de Oregon en 2014 y cada año después desde entonces, señaló Brodeur, quien se encuentra en el Centro del Noroeste para las Ciencias de la Pesca, perteneciente a la NOAA.

En fecha más reciente, esos animales desplazaron más al norte por las costas del estado de Washington, la Columbia Británica de Canadá y Alaska.

Jim Murphy, biólogo de la NOAA, dijo que los pirosomas fueron detectados este año cerca de Alaska y es la primera vez que está documentada su presencia a tal latitud norte, donde han suscitado preocupación.

“Esto significa evidentemente que estamos presenciando grandes cambios en el ecosistema marino”, afirmó Murphy al periódico The Juneau Empire (http://bit.ly/2tiGSle).

Los investigadores han conjeturado que la aparición de estos animales se debe a un aumento de las temperaturas en el océano Pacífico en los últimos años.

Sin embargo, las temperaturas descendieron de nuevo a sus niveles casi normales este año, señaló Murphy, y los pirosomas comenzaron a aparecer a mediados del invierno.

Brodeur señaló a la AP que también es inusual que los pirosomas se hayan acercado tanto a la costa, aunque ya se encuentran de nuevo a mayor distancia del litoral.

Señaló que esas criaturas tienen un bajo valor nutritivo y que eso preocupa por la manera como podrían afectar a los peces que se las coman.

“No son la gran comida para los animales de la zona, en comparación con lo que tienen normalmente”, agregó.

Los pirosomas no son peligrosos para los humanos, pero causan desconcierto a las personas que se los encuentran.

Loading...
Revisa el siguiente artículo