Atrapan al prófugo de Guayama

Se había escapado por un agujero que le realizó a una pared.

Por Christian Ramos Segarra

Luego de haber ejecutado una fuga al estilo Hollywood en la cárcel de máxima seguridad de Guayama, Reynaldo Ortiz Rodríguez, alias “Chino”, quien escapó por un boquete que le realizó a una de las paredes de la prisión, fue atrapado y puesto bajo arresto nuevamente.

Reo de Guayama se fuga a lo “Prison Break”

El secretario del Departamento de Corrección, Erik Rolón, confirmó a Metro que el hombre, acusado de asesinato y violación a la ley de armas, fue divisado en el complejo de vivienda pública José Tormos Diego de Ponce, donde los oficiales de la Policía de Puerto Rico lograron capturarlo.

“Desde que se fugó el 19 de abril, los agentes de la unidad de arrestos especiales estuvieron bajo constante investigación, confirmando confidencias e información provista que lo ubicaba donde se realizó el arresto. Desde ayer se realizaron los trámites de rigor para corroborar las coordenadas y trámites legales correspondientes y logramos su captura”, comentó el secretario.

De igual forma, Rolón aseguró que también culminaron la investigación administrativa para determinar si hubo o no participación de algunos de los oficiales del complejo penal. “Hasta el momento lo que nuestras investigaciones reflejan es negligencia crasa por parte de los oficiales del penal en Guayama. Si hubo participación o no, lo descubriremos ahora con el arresto de Reynaldo quien será entrevistado con los fines de saber si tuvo ayuda”, expresó.

“En las próximas semanas se evaluará si es necesario aplicar algún tipo de acción disciplinaria contra algún empleado que haya cooperado o sido negligente durante la noche del evento y las semanas previas al mismo”, añadió.

Alegadamente, “Chino” de 32 años, logró conseguir por medio de contrabando una herramienta que le ayudó hacer un boquete en una pared que le permitía salir hasta el patio del reclusorio. Sin embargo, aun se desconoce cómo salió del mismo, pues la verja no fue cortada, ni hubo rastros de sangre que evidenciaran que la pudo haber brincado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo