Refugiados celebran un eléctrico Eid al-Fitr

Metro visitó un campamento de refugiados sirios en Jordania donde celebran el fin del mes sagrado de ayuno del Islam con ventiladores y bebidas heladas, una novedad, pues hasta enero no tenían energía eléctrica en pleno desierto sofocante de Jordania, cerca de Azraq.

Por Metro World News

Salim Essaid / MWN desde Jordania

El Eid el-Fitr finalmente ha llegado, concluyendo el mes sagrado del Ramadán para miles de millones de musulmanes alrededor del mundo, quienes han pasado los días del último mes sin comida ni agua entre el amanecer y el anochecer.

Sin embargo, para Saleh Mohammed Eid y para los otros 53 mil sirios que viven en el campamento de refugiados de Azraq, localizado en la calurosa región centro este de Jordania, hay una bendición añadida. Este año no tienen que celebrar el Eid el-Fitr bajo el intenso calor del verano jordano; ahora, por primera vez, la electricidad les permite refrescarse en el campamento.

“Hemos tenido algunos veranos muy calurosos”.

Refugiados

“Hemos tenido algunos veranos muy calurosos”, dijo a Metro Eid, quien vive en el campamento de refugiados de Azraq con su esposa, su madre y sus cuatro hijos, y quienes celebran el “festival para romper el ayuno” con aire fresco de los ventiladores eléctricos. “Nuestras vidas han cambiado mucho debido a la electricidad. Es un 100 por ciento distinta”, relató.

 

Saleh Mohammed Eid y su hermano, del cual es vecino, en el campamento de refugiados de Azraq.

La luz del descanso

El hombre dice que está especialmente encantado de que puedan servir refrescos helados con cubos de hielo junto a postres de la temporada como el kaek el-eid o con pasteles Eid que son hechos con harina y sémola, a los huéspesdes que visitan su casa durante las fiestas.

Afirma que tener electricidad les permite proveer a sus hijos de una vida más cómoda. Pueden ver televisión, conseguir helado del mercado local, y comer alimentos de mejor calidad que no se echan a perder en un día, ya que ahora pueden mantenerlos refrigerados. Y lo más importante para ellos, finalmente pueden descansar durante las noches.

“Podemos dormir ahora. Antes no podíamos”.

“Podemos dormir ahora, antes no podíamos”, dice Eid, al describir el aspecto más difícil de vivir en un campamento sin electricidad. “Nos pasábamos las noches despiertos debido al calor”, recuerda.

La llegada de la electricidad ha permitido a los refugiados del campamento poder montar negocios de refrescos.

El primer campo de refugiados con energía

Jordania es conocida por tener veranos sofocantes, y este año una ola de calor con temperaturas por sobre los 30 grados Celsius continúa afectando al país, durante los tres días de festividades. En las tardes, las temperaturas alcanzan los 35 grados, e incluso, cuando el sol se pone, los pisos de concreto de las casas de una habitación del campamento de Azraq mantienen el incómodo calor durante la noche.

En el pasado, Eid y sus parientes mojaban el piso y después lo cubrían con una alfombra para mantenerlo frío y así poder obtener un descanso aceptable durante la noche. Ahora, un ventilador eléctrico les permite descansar y refrescarse.

El campamento de Azraq empezó a usar electricidad en enero de 2017, y dos meses después se transformó en el primer refugio en usar energía solar, un proyecto desarrollado por el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas en conjunto con la Fundación Ikea.

 

 

Jóvenes sirios.

 

Celebrando hasta la madrugada

Eid, quien es de Hama, región al centro oeste de Siria, escapó de la guerra civil en el 2013 hacia Jordania, donde se ha movido entre los campos de Amman y de Zaatari antes de llegar a Azraq en el 2014, cuando el campamento fue levantado.

Dice que en Azraq se sintió como en casa desde que se mudó ahí con alrededor de 200 parientes, incluyendo a seis hermanos que viven a su alrededor. Por esto es que el Eid al-Fitr es una festividad muy atareada para ellos y su familia.

“Hicimos cab (plato de arroz mezclado con carne y vegetales), seeniya (plato horneado con arroz, carne y verduras), ensalada, postres como sahlab, hecho con leche y harina de sal, y otros con nuestras manos”, dice Baraa Ahmed Al-Taghreem, cuñada de Eid que vive al lado y está feliz de poder mantener en su nuevo refrigerador la comida y los postres para las fiestas.

“Antes estábamos viviendo bien, afortunadamente, pero cuando llegó la electricidad, hubo una clara diferencia”.

También, con una pequeña lavadora y secadora, ahora puede tenerles ropa limpia a sus hijos para el Eid al-Fitr.

“Antes tenías que lavar, fregar, y al final quizás ni siquiera quedaban limpias. A los niños les encanta usar colores brillantes como el rosa y les gusta tener la ropa recién lavada. Antes estábamos viviendo bien, afortunadamente, pero cuando llegó la electricidad, hubo una clara diferencia”, dijo la mujer.

La madre y refugiada dice que ahora con la electricidad ella y sus familiares no tienen que irse a la cama con la puesta del sol. Con luz, ventiladores y televisión, puede estar despierta y celebrar el Eid al-Fitr hasta la madrugada.

Loading...
Revisa el siguiente artículo