Presidente de Brasil refuta acusaciones de corrupción

El futuro de Temer depende de la cámara baja del Congreso, que ahora debe de decidir si es que los cargos proceden.

Por AP

El presidente de Brasil Michel Temer calificó hoy los cargos de corrupción en su contra como una “conspiración de telenovela” y cuestionó las motivaciones del procurador general para encausarlo.

Temer lucha por mantenerse en el cargo después de que el procurador Rodrigo Janot lo encausara ayer ante el Tribunal Federal Supremo. Temer está acusado de corrupción por presuntamente aceptar coimas de un ejecutivo de una empacadora de carne a cambio de ayuda para influir en decisiones de dependencias estatales.

Los fiscales “crearon una conspiración de telenovela”, dijo Temer en una breve declaración a la prensa y aliados, sus primeros comentarios desde que se le presentaron los cargos. “Digo sin temor a equivocarme que la acusación es ficción”.

Temer también acusó a Janot de buscar “revancha, destrucción y venganza” con el encausamiento.

Incluso para brasileños acostumbrados a que sus políticos sean acusados de corrupción, el encausamiento contra Temer fue un shock. En primer lugar, los delitos que Temer presuntamente cometió ocurrieron este mismo año, tres años después de la más grande investigación anticorrupción en la historia del país.

El hecho de que el presidente podría haber estado pidiendo sobornos mientras el poder judicial estaba enviando políticos a prisión casi cada semana sería una increíble osadía, y socava las esperanzas de que la investigación “Autolavado” fuera a amedrentar a los líderes del país y poner fin a una cultura de corrupción.

Si bien Temer ya podría haber perdido la confianza del pueblo –su índice de aprobación se mantiene en 7%– su futuro depende de la cámara baja del Congreso, que ahora debe de decidir si es que los cargos proceden.

Si las dos terceras partes de este cuerpo legislativo deciden que el caso procede, el presidente será suspendido por hasta 180 días mientras se efectúa un juicio. El presidente de la cámara baja Rodrigo Maia, aliado de Temer, quedaría interinamente como presidente del país.

Muchos observadores creen que el Congreso no lo destituirá.

“Varios senadores y diputados están en la misma situación que él, siendo acusados de la misma manera, y están tratando de cuidarse el uno al otro y protegerse entre ellos, para evitar encausamientos”, dijo Sonia Fleury, profesora de ciencias políticas de la Universidad Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro.

De ser declarado culpable, Temer sería multado con tres millones de dólares y podría ser sentenciado a entre dos y 12 años de cárcel.

Vea también:

Loading...
Revisa el siguiente artículo