Cindy se degrada a depresión

Pero continúa descargando intensas lluvias

Por EFE

Foto: vía Facebook/ NOAA NWS National Hurricane Center

Miami – Cindy, la tercera tormenta tropical de este año en la cuenca atlántica, se degradó a depresión tras tocar tierra en la madrugada de hoy en el suroeste de Luisiana, pero continúa descargando intensas lluvias en su desplazamiento tierra adentro.

En su boletín de las 11.00 hora local (15.00 GMT) de hoy, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. indicó que la depresión tropical se encuentra a unos 265 kilómetros al noroeste de la ciudad de Morgan, en el estado de Luisiana, y presenta vientos máximos sostenidos de 65 km/h.

Se desplaza hacia el norte con una velocidad de traslación de 19 kilómetros por hora y, según un probable patrón de trayectoria, se espera que gire en las próximas horas hacia el norte-noreste y el viernes hacia el noreste.

De acuerdo con esta previsión, el fenómeno meteorológico se moverá el viernes por el interior del sureste de Arkansas y Tennessee.

Los meteorólogos del NHC, con sede en Miami, señalaron que Cindy continuará debilitándose en las próximas horas hasta transformarse en un “remanente de baja presión” esta noche o el viernes.

Se mantiene un aviso de tormenta tropical (paso en 24 horas) desde High Island, en Texas, hasta la ciudad de Morgan.

Las autoridades locales del condado de Harris, cuya capital es Houston (Texas), apuntaron que la tormenta Cindy “no fue diferente a un día lluvioso” en la ciudad espacial, mientras que en Luisiana no se reportó ningún daño de mayor importancia.

Se espera que Cindy produzca hasta el viernes una acumulación total de lluvia de entre 7 y 15 centímetros sobre el este de Texas, el oeste y centro de Luisiana y el sur y este de Arkansas.

Las intensas lluvias podrían afectar el sur de Misisipi, el sur y centro de Alabama y el extremo oeste del Panhandle, en la costa oeste floridana.

“Estas lluvias podrían causar inundaciones repentinas que amenazarán la vida en estas áreas”, advirtió el NHC.

También son posibles marejadas ciclónicas que podrían causar inundaciones a lo largo de la costa y tornados aislados desde el extremo oeste de Florida hasta el sureste de Luisiana.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA) anunció el 25 de mayo que se prevé una temporada de huracanes en el Atlántico con registros “por encima” de lo normal, con la formación de 11 a 17 tormentas tropicales, de las cuales entre 5 y 9 se convertirían en huracanes y entre 2 y 4 serían de categoría mayor.

La primera tormenta tropical de 2017 fue Arlene, que se formó en abril pasado en mitad del Atlántico, más de un mes antes del comienzo de la temporada, seguida de Bret y Cindy.

Loading...
Revisa el siguiente artículo