Estudiantes de UPR Carolina se inspiran en la naturaleza para diseñar

La institución cuenta con un programa de Bachillerato en Diseño de Interiores

Estudiantes de UPR Carolina se inspiran en la naturaleza para diseñar

Organismos tales como el coral, la palma de coco, la flor de Jamaica, el pez disco, una planta carnívora, una gota de agua y otros, fueron los protagonistas y fuente de inspiración para los estudiantes de la UPR en Carolina.

Así, los integrantes del curso Técnicas de Representación Digital para el Diseño de Interiores de la arquitecta Eileen L. Díaz desarrollaron propuestas ecoamigables, para el diseño de un vestíbulo de hotel y un prototipo de silla.

Todos acogieron un proyecto, para diseñar inspirados en el análisis de biomímesis, como parte de las dinámicas que se desarrollan en el Programa de Diseño de Interiores, enfocado en la Sostenibilidad o Diseño Verde, de la Universidad de Puerto Rico en Carolina.

El concepto de biomímesis proviene de Bios (vida),  mimesis (imitar) y consiste en el estudio de formas, sistemas, procesos y elementos naturales con el propósito de imitarlos y encontrar soluciones prácticas y sustentables para las necesidades humanas.

Este ejercicio persigue el objetivo de crear profesionales capaces de diseñar espacios seguros, eficientes y estéticamente agradables, pero procurando la conservación de recursos energéticos, agua y materiales, entre otros.

“La biomímesis encuentro que es interesante, ya que permite descubrir, analizar, extraer, proyectar la naturaleza y resaltar su belleza a nuestra manera. Este tipo de conocimiento nos ayuda a aprender nuevas maneras de recrear lo que ya está proyectado y volverlo innovador, lo que nos da la oportunidad, también de hacer nuevas cosas y añadirle valor a nuestra profesión del diseño”, indicó Dalmy M. Rodríguez Hernández, quien estudia su tercer año en el programa.

En modo 3D

La alta tecnología también captura la atención y modela nuevas dimensiones en los anhelos de los estudiantes. Longino Álvarez, un arquitecto con estudios en interiorismo y diseño gráfico, quien busca abrirse paso en la industria del diseño de moda masculina, encontró en la impresora 3D una fascinación insospechada, pero, a la vez, la forma perfecta para concretar sus ideas.

“Un elemento sorpresa en el curso fue el modelaje e impresión digital. Esta experiencia, aunque en momentos frustrante, fue de mucha satisfacción. Es una herramienta que contribuye a visualizar de una manera tangible y realista el desarrollo de cualquier producto, y nos ayuda a reevaluar decisiones de diseño”, declaró el futuro empresario. En este caso la sugestión que le provocó la planta carnívora (Heliamphora Chimantesis) dio paso a ‘Chimanta’, una silla de características peculiares.

Sobre el modelaje tridimensional e impresión en 3D la joven Dalmy M. Rodríguez Hernández dice que “ayuda a que visualicemos mejor la escala, las medidas reales, y si los espacios que hacemos son funcionales”. Dalmy utilizó la Flor de Jamaica como inspiración para su diseño de un mueble para el vestíbulo de un hotel, donde los pétalos de la flor se convierten en asientos.

Estudiantes internacionales en el aula y lo “In” de lo 3D

Aurora Berríos, natural de España, decidió estudiar la carrera de Diseñador de Interiores en Puerto Rico y recién concluyó sus estudios. “Anteriormente me había dedicado al mundo de la arquitectura e interiorismo en España, donde ejercí por más de 10 años la carrera. He tenido la oportunidad de viajar el mundo trabajando como interiorista, y ahora me encuentro en Puerto Rico”, narró.

Berríos buscaba herramientas novedosas para poderlas emplear en su profesión, y que los resultados fueran auténticos y efectivos al momento de presentar un proyecto. “La mayoría de los clientes con los que nos encontraremos querrán tener una visión objetiva de lo que se le propone y podemos ofrecerle este tipo de servicio… un resultado final más real y de calidad óptima”. A este punto, ya Aurora hace arreglos para producir la silla diseñada durante el proyecto, enfilando camino hacia las empresas de mobiliario. Su inspiración fue la Palma de Coco (Coco nucífera) y su fruto la silla ‘Coco rest’.

Mientras, Carolina Álvarez Ríos quedó prendada del diseño de Interiores luego de servir como asistente de un fotógrafo, quien trabajaba para la revista Diseño, enfocada en decoración de interiores. Y, aunque inició estudios en Chile, su país natal, ha sido la Isla del Encanto el lugar que la ha cobijado para culminar sus estudios. “Las circunstancias personales de la vida cambiaron mi rumbo y me trajeron a Puerto Rico, para culminar mis estudios de Diseño de Interiores en la Universidad de Puerto Rico en Carolina”, explicó.

La motivación principal de Carolina fue conocer nuevas herramientas que potenciaran sus diseños. “Podemos aclarar y corregir ciertas decisiones, tales como los materiales de terminación que se están usando, ya que la representación gráfica nos da una idea muy cercana de lo que queremos crear en un espacio interior”. Aquí la musa para la silla ‘Coralina’ fue el Coral Cerebro.

Ahora Carolina está lista para retomar su proyecto personal de empresarismo, una línea de textiles, cuya primera colección ‘Undersea’ está inspirada en el mar y sus componentes, “como aprecio a uno de los atractivos más encantadores que tiene Puerto Rico”, afirmó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo