Ombudsman activa protocolo sobre explotación laboral a 150 boricuas en EEUU

La experiencia se convirtió en 14 horas diarias de trabajo, por siete días a la semana con un estipendio de 20 dólares semanales

Por Inter News Services

La Oficina del Procurador del Ciudadano activó el protocolo de la Red de Migrantes y Trata para el manejo de situaciones que revelen explotación laboral, tras una denuncia de que obreros boricuas en Carolina del Sur fueron reclutados en la Isla bajo falsos pretextos de trabajo compensados según normas federales, informó la directora de la agencia, Iris Miriam Ruiz Class.

Luego salir de una reunión sostenida en el Departamento de Estado en la tarde de hoy, la Ombudsman declaró que ya dio comienzo al esfuerzo intergubernamental para apoyar el regreso de 150 trabajadores puertorriqueños que fueron reclutados para trabajar en una empacadora de frutas y vegetales en ese estado de EEUU, en lo que parece haberse convertido en una pesadilla por las deprimentes e ilegales condiciones de trabajo a las que fueron expuestos.

Relató Ruiz Class que durante la reunión en el Departamento de Estado, se formuló el plan de acción para coordinar la pronta ayuda a los trabajadores así como la respuesta de los organismos investigativos para imponer responsabilidades criminales a los que hayan participado de un aparente esquema de trata humana.

La funcionaria dijo que el Departamento de Estado coordina las acciones necesarias con el gobierno del estado de Carolina del Sur, así como estableció los canales de comunicación con el Departamento de Justicia, Prfaa y autoridades federales, entre otros.

Además, entabló comunicación directa con los oficiales del ICE, con los que mantiene relaciones de trabajo para asuntos de esta ٕíndole, así como con la Oficina del Ombudsman de Carolina del Sur.

Los trabajadores fueron reclutados medante Internet y hojas sueltas distribuidas en los pueblos de la montaña, para trabajar en una empacadora de frutas en el estado sureño.

La experiencia laboral, según la directora, se ha convertido en “trabajos forzados” a razón de 14 horas diarias, por siete días a la semana con un estipendio de 20 dólares semanales.

Asimismo, se les hospedó en un hotel que los desalojó por falta de pago y ahora son asistidos por iglesias y familias puertorriqueñas de la zona.

Loading...
Revisa el siguiente artículo