La familia Trump posa junto al Papa Francisco

Melania e Ivanka Trump llegaron al Vaticano utilizando velos negros

Por AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el papa Francisco, dos líderes con estilos radicalmente diferentes y visiones opuestas del mundo, se reunieron el miércoles en el Vaticano y dejaron de lado sus choques pasados para ofrecer un mensaje de paz a un público global.

Trump, que está en la mitad de su intensa primera gira internacional, visitó por la mañana al papa en el Vaticano, donde ambos tuvieron una reunión privada de 30 minutos en un marco de simbolismo religioso y antiguo protocolo.

El presidente, acompañado por su esposa y varios colaboradores, llegó poco después de la 8 de la mañana. Saludó a Francisco en la Sala del Tronetto, en la segunda planta del palacio Apostólico. Tras su reunión, el papa entregó a Trump una medalla con una rama de olivo, un símbolo de paz, entre otros obsequios.

“Nos viene bien la paz”, respondió el presidente.

La visita comenzó con un apretón de manos entre los dos hombres y se oyó a Trump decirle al papa que estar allí era “un gran honor”. Después posaron para la prensa y se sentaron junto al escritorio del papa. El pontífice no sonreía al inicio de su reunión.

Media hora más tarde se dio por terminada la audiencia cuando Francisco hizo sonar una campana en su estudio privado. Entonces se presentó al papa al resto de los miembros de la delegación de Trump, como su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner, así como a los asesores Hope Hicks y Dan Scavino.

Sonriendo a la comitiva, Francisco tuvo un momento distendido con la primera dama, a la que preguntó a través de un traductor, “¿Qué le da de comer, pizza?”.

Melania rio y dijo “¿Pizza? Sí”.

Cumpliendo con la tradición, el papa y Trump intercambiaron regalos. Trump entregó al pontífice algunos libros escritos por Martin Luther King Jr., indicando “Creo que los disfrutará. Espero que lo haga”. El papa entregó a Trump la medalla, un mensaje de paz y tres documentos papales que hasta cierto punto definen su pontificado y sus prioridades.

Cuando se marchaba, Trump dijo al papa: “Gracias, no olvidaré lo que dijo”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo