Educación iniciará programa bilingüe en escuelas en agosto

Con la espontaneidad que la caracteriza y autodenominándose una agente de cambio social que busca reformar un sistema que lo que más le sobran son críticas, Julia Keleher dijo, entre varias cosas, que su mayor apuesta para mejorar el sistema de educación pública —al que ha pertenecido inicialmente como asesora y ahora como secretaria— es su gente.

Por Juan Carlos Melo

La secretaria de Educación, Julia Keleher, habló con Metro de sus propuestas para mejorar el sistema, de lo mucho que le sorprende la huelga en la Universidad de Puerto Rico, de la fuga de maestros y, sobre todo, de Educación Especial, un tema que acaba de abordar durante el “Primer conversatorio #todoporlosniños”.

Uno de los logros que destaca la funcionaria, quien en el pasado fungió como asesora del DE, es la creación de un programa bilingüe, propuesto en el Plan para Puerto Rico, que inicia el año que viene. Este, asegura Keleher, se implementará modificando el uso de los fondos de Título III.

La cantidad de estudiantes de Educación Especial se ha cuadruplicado en la última década. ¿Cuál es su propuesta para atender esa población y reducir esas cifras?

Sin conocer cada uno de los casos, […] yo creo que se puede impactar la cantidad de niños que participan en el programa de Educación Especial a través de la transición. Si desarrollamos una infraestructura que permita identificar las destrezas de un estudiante que cualifique para algún servicio y podamos desarrollar una manera en que la maestra y la corriente en el salón regular puedan atender a ese niño, pues podemos transicionarlo a lo mejor por algunas materias.

¿Está consciente del número de alumnos de Educación Especial?

—Sí, cuando uno se fija en la población que tenemos, la cantidad de estudiantes no está alineada con lo que se espera. Así que realmente no entiendo por qué tenemos tantos estudiantes (en Educación Especial). Pero, de nuevo, hay que ir poco a poco y tratar de atender a la población que tengo, porque los padres me han dicho que tienen una preocupación muy grande de qué es lo que va a pasar con sus hijos al graduarse, cómo van a tener una vida y he conocido casos en los que no estoy satisfecha con el resultado que el Departamento está dando.

Dado que usted les resta validez a las pruebas META, ¿cuál es su plan para medir el rendimiento de estudiantes y maestros?

—Capacitar al maestro. He decidido para este año enfocarnos un poco en las prácticas que queremos que todos los maestros pueden hacer.

Son cuatro metas, la primera es mejorar lo que es el aprovechamiento académico de los estudiantes; la segunda es atender a los niños en su totalidad; la tercera es profesionalizar y atender las necesidades de desarrollo profesional para el maestro. Nos concentramos en estas tres metas y luego nos enfocamos en Educación Especial, que es la cuarta meta. Porque lo que yo quisiera tener al final del año que viene son 30 mil maestros que yo estoy segura de que saben hacer esas prácticas y darles más recursos, como libros, el currículo digital, la planificación en línea, para yo poder asegurarme que la maestra de Matemáticas en tercer grado de Mayagüez está enseñando lo mismo que la que está en tercer grado en San Juan. Esa es la estrategia. 

Respecto al cierre de escuelas, ¿ya tiene la lista de los planteles que va a cerrar?

—No, yo hice un análisis para determinar cuántas escuelas tenían una matrícula de menos de 250 y se identificaron 370. Entre estas, 28 eran de excelencia académica. Ahí todo el mundo dijo que eran 300 las escuelas para cerrar, y eso solo era un análisis para entender la matrícula. Lo que hicimos fue que empezamos con una lista según matrícula y las condiciones de la planta física de cada escuela, y vamos a empezar ahora con un proceso de consulta con la comunidad.

Pero, si está ponderando el cierre de escuelas para lograr economía, debe tener una proyección de cuántas escuelas necesita cerrar. ¿Qué dice la proyección?

—Realmente, no sé cuántas van a ser porque requieren de este proceso de consulta. Pero, cuando se mide el impacto de los ahorros, no es tanto por escuela para decir que yo tengo que cerrar tantas escuelas para lograr un número. Donde hay el gasto es en nómina.

Ya que trae el asunto de la nómina, ¿qué va a pasar entonces con los maestros de las escuelas que se cierren?

—No vamos despedir a nadie. Los maestros pasarían a la [escuela] receptora.

No tendría entonces un excedente de maestros en algunas áreas. A Educación se le hace difícil reclutar maestros de Inglés y Matemáticas, pero tiene muchos de otras áreas.

—Lo que se haría es proveer más recursos al salón de clases y atender áreas que ahora mismo están descubiertas.

¿Qué opina de los maestros que están optando por plazas en Estados Unidos?

—Yo puedo entenderlo, porque le ofrecen un sueldo mejor, y lo que yo estoy tratando es de crear lo que existe allá para el que no se quiere ir.

Tras la derogación de la carta circular sobre perspectiva de género, ¿cuál es su opinión sobre la equidad de género?

—Es un tema interesante, porque a veces no noto tanta la diferencia que se reconoce aquí. Yo no veo la diferencia en lo que usted puede ser siendo hombre y lo que yo puedo ser siendo mujer, y yo tengo la orientación de que el mundo funciona así. Mi opinión es que debe haber igualdad en términos de reconocimientos, de oportunidades, de todo; no debe haber una diferencia.

¿Cree que esa visión que tiene sobre equidad de género está presente actualmente en las escuelas del país?

—Yo creo que vamos poco a poco. Es un cambio que viene. Lo que yo he visto es que tratan de dar las mismas oportunidades a una niña que a un niño. Vamos creando una cultura, pero eso es algo que venía ya en camino.

Y si el niño o niña se identifica como transgénero, ¿también usted siente que ahí está presente la igualdad?

—El Estado ha decidido cumplir con los requisitos que les corresponde a las personas que tienen necesidades especiales. tenemos dos escuelas en Puerto Rico (en Moca y Ponce) con baños propios para estos estudiantes.

¿Se va a seguir repitiendo esa norma de establecer baños propios para los estudiantes trans si surgen nuevos casos?

—Yo creo que sí hay una línea y el Estado ha decidido atender y reconocer esas necesidades y lo seguirá haciendo.

Sobre la UPR

Al ser miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico, ¿qué opina sobre la declaración de huelga en 9 de los 11 recintos?

—Ha sido una experiencia distinta para mí. Nunca en mi vida había visto algo como lo que está pasando en la universidad, de esa idea de una huelga de los estudiantes que se paralice todo. No esperaba ver que algo así pudiese pasar.

Considera que la Universidad de Puerto Rico precisa de una transformación como la que usted propone para el Departamento de Educación

—Dado el escenario actual, sí. La crisis puede provocar oportunidades. Oportunidades de buscar otra manera de pensar las cosas y tratar de rediseñar la actual para que nos lleve a un futuro mejor.

Como miembro de la Junta, ¿qué proposición tiene directamente planteada para que se dé una transformación en la UPR?

—Lo que he intentado aportar es que el Departamento (de Educación) puede colaborar más de cerca con la Universidad en dos temas: uno es preparación de los maestros y la otra es alinearnos mejor en términos de los estándares del Departamento y las expectativas cuando lleguen a la universidad, para que al estudiante se le haga más fácil la transición del K-12 a postsecundaria.

Loading...
Revisa el siguiente artículo