Procuradora exhorta promover política pública en favor de la población vulnerable de adultos mayores

Las expresiones surgieron luego de reportarse el incidente violento de la familia en Cayey

Por Metro Puerto Rico
La Procuradora de Personas de Edad Avanzada, Carmen Delia Sánchez Salgado, lamentó la desgracia ocurrida esta mañana donde se vieron involucradas dos personas adultas mayores y llamó la atención a que la política pública ponga los recursos necesarios para brindar apoyo a programas de concientización sobre los retos que confronta la sociedad envejecida de la Isla.  
Entretanto, la OPPEA programó para mañana servicios de apoyo del Proyecto PROVIEN subvencionado por el Departamento de Justicia, cuyo propósito es aumentar el alcance y disponibilidad de servicios a mayor cantidad de personas de edad avanzada impactadas por el crimen.  
El programa incluye el coordinar servicios que propendan a la pronta recuperación del trauma confrontado para que las víctimas y familiares puedan mantenerse integrados a los quehaceres del diario vivir. ˜Se coordinaron servicios de apoyo emocional y psicológico a través de trabajadores sociales y sicólogos”.
“Entendemos que hay una crisis fiscal, pero tenemos que buscar los recursos para procurar mayor atención a quienes se están convirtiendo en una mayoría en el país y que constituyen una población vulnerable”, sentenció la Procuradora.
“Lo ocurrido a la familia Colón Rivera nos plantea claramente uno de los conflictos que se da ante el cuadro demográfico que está viviendo la sociedad de Puerto Rico. El crecimiento de la población de edad mayor y el aumento en las expectativas de vida trae a su vez más generaciones de gente vieja en una misma familia, que en muchas ocasiones se convierten en cuidadores de otras personas viejas”, planteó la Procuradora.
“Los asuntos que rodean a la generación de cuidadores se han convertido en un asunto de salud pública a medida que crece el número de personas que tienen que convertirse en cuidadores/as. El cuido de un paciente de Alzheimer demanda en ocasiones más de 15 horas de cuido ocasionando altos niveles de tensión en la persona que cuida.  El proveer cuidos impacta la salud emocional y física de los cuidadore/as: Aumentan niveles de depresión, tensión, ansiedad, problemas físicos y aumenta la mortalidad”, dijo la Gerontóloga. 
Añadió que es importante que el cuidador o cuidadora  atienda su salud de la misma manera que lo hace con la salud de su familiar. “Debe darse el permiso de pedir ayuda antes de que llegue a “agotarse.”  De igual manera,  el cuidador necesita apoyo externo de su circulo familiar o sistema de apoyo informal, debe buscar ayuda externa y explorar alternativas de cuido fuera del hogar”.
Otros servicios que se prestan aunque no de manera recurrente son los de apoyo a cuidadores y Programa de Voluntarios para familiares con pacientes de Alzheimer.
Loading...
Revisa el siguiente artículo