Buscan que incentivos a la manufactura en la isla continúen

Los incentivos representan $3.5 billones anualmente para las empresas

Por Inter News Services

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, y los congresistas Carlos Curbelo (republicano por Florida), John Lewis (demócrata por Georgia) y José Serrano (demócrata por Nueva York) presentaron un proyecto que busca extender de manera indefinida la aplicación de la sección 199 del Código de Rentas Internas a la isla para incentivar la manufactura.

“La coautoría de este proyecto por parte de Curbelo y Lewis, quienes son miembros del Comité de Medios y Arbitrios que vería la medida, le da un impulso a la misma, que cumple a su vez con la sugerencia que hizo el llamado Task Force para el Desarrollo Económico de Puerto Rico”, explicó González Colón.

Añadió que la medida respalda la política pública de reforzar la inversión y el mercado doméstico al proveer un tratamiento fiscal consistente para las operaciones de manufactura bajo la ley contributiva.

El Proyecto de la Cámara 1403 enmendaría el Código de Rentas Internas de 1986 para hacer permanente la deducción de los ingresos atribuibles a actividades de producción doméstica en Puerto Rico. Aplicaría a compañías con base en los Estados Unidos que operen sus sucursales en la isla como compañías nacionales.

La medida forma parte del plan de incentivos federales que González Colón presentó ante la coalición del sector privado y que fue respaldado por el sector. Se estima que el beneficio por extender esta disposición a compañías en Puerto Rico, por dos años, es de 365 millones de dólares.

“En el Congreso se trabaja para reformar el Código de Rentas Internas, por lo que estoy dirigiendo mis esfuerzos en el tema para que Puerto Rico sea tratado de la mejor manera posible en esta reforma bajo la realidad de que la manufactura en Puerto Rico es también producto nacional bajo el sello de “Made in USA“, indicó la comisionada residente.

En el 2004, el Congreso añadió la sección 199, de deducción de actividades de producción doméstica, al Código de Rentas Internas como parte de la Ley de Creación de Empleos de ese año.

Esta deducción tenía como objetivo proporcionar apoyo al sector manufacturero doméstico, reducir la tasa efectiva de contribuciones corporativas, promover la competencia internacional y reemplazar incentivos previos que habían sido determinados como “no permitidos” por la Organización Mundial de Comercio.

Sin embargo, fue eliminada porque el comisionado residente de entonces, Aníbal Acevedo Vilá, se opuso al decir que “eso no es lo que queremos”.

En el 2006, el entonces comisionado residente Luis Fortuño logró que bajo la Ley de Asistencia Tributaria y Salud de ese año, se revirtiera la exclusión. La deducción está solamente disponible para las compañías estadounidenses que operan en Puerto Rico en forma de sucursal, no a compañías que operan como corporaciones foráneas controladas.

La disposición que extiende la deducción de la sección 199 a Puerto Rico sólo se aplica de manera temporal y, por lo tanto, requiere la reautorización periódica a través de legislación de extensión de contribuciones.

La última versión de la deducción expiró el 31 de diciembre de 2016, la medida presentada por González Colón sería efectiva a partir de los años tributables desde el 31 de diciembre de 2016.

La sección 199 permite que una compañía pueda recibir una deducción equivalente al 9% del ingreso tributable que la empresa obtiene de “actividades de producción calificadas” dentro de los Estados Unidos. Esta medida reduce efectivamente la tasa máxima de impuestos federales que una empresa pagará sobre esos ingresos de 35% a 32%.

Las “actividades de producción calificadas” incluyen, entre otras cosas, la manufactura de bienes, la producción de electricidad y agua, la producción cinematográfica y la construcción doméstica de propiedad inmueble.

Loading...
Revisa el siguiente artículo