En el limbo futuro de Radiotelescopio en Arecibo

Si no se encuentra una solución, el observatorio podría suspender operaciones

En el limbo futuro de Radiotelescopio en Arecibo

El futuro de uno de los mayores radiotelescopios en el mundo está en duda luego que la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos anunciara hoy que iba a aceptar propuestas de aquellos interesados en asumir las operaciones del Observatorio de Arecibo.

El anuncio se produce en momentos en que la agencia federal se queda sin fondos para financiar el observatorio, que tiene un telescopio de 205 metros de diámetro usado en parte para buscar ondas gravitacionales y asteroides que pudieran chocar con la Tierra.

Funcionarios de la fundación resaltaron en una entrevista con The Associated Press el miércoles que la agencia prefiere que el observatorio siga abierto con financiamiento de entidades particulares.

“Nuestra comunidad ha reconocido que Arecibo realiza gran ciencia y continuará realizando gran ciencia”, dijo Ralph Gaume, director en funciones de la División de Ciencias Astronómicas de la Fundación.

Sin embargo, advirtió que es posible que no se llegue a seleccionar ninguna de las propuestas, esperadas para antes de fines de abril sea escogida. Eso dejaría a la fundación con alternativas que incluyen suspender las operaciones del observatorio, convertirlo en un centro educacional o cerrarlo.

El primer indicio de que el observatorio de 53 años estaba en peligro se produjo hace una década, cuando un panel de expertos recomendó que fuese cerrado a menos que otras instituciones pudieran contribuir al financiamiento. La fundación financia dos terceras partes del presupuesto anual de 12 millones de dólares del observatorio y funcionarios dicen que pudiera proveer unos 20 millones en un período de cinco años a un nuevo operador.

Se usa el observatorio para detectar emisiones radiales de objetos como estrellas y galaxias y ha aparecido en la película “Contacto”, de Jodie Foster; y la cinta de James Bond “GoldenEye”. Atrae unos 90.000 visitantes y unos 200 científicos al año, quienes usan el observatorio gratis para investigaciones, dijo el director Francisco Córdova.

Sin embargo, le dijo a la AP que eso pudiera cambiar dependiendo del tipo de propuestas presentadas.

“Quizás en el futuro, los científicos tendrán que pagar para usarlo”, dijo, y añadió que el observatorio tiene aún un importante papel, incluyendo el estudio de erupciones solares capaces de afectar el flujo de la electricidad en la Tierra.

El observatorio ha sido amenazado en años recientes por telescopios más poderosos en Chile y China, donde las autoridades inauguraron en el 2016 un radiotelescopio de 500 metros de diámetro.

La fundación dijo que espera tomar su decisión para finales del 2017, mientras se completa un estudio de impacto ambiental que delineará las alternativas para el futuro.

Loading...
Revisa el siguiente artículo