Con otra apuesta de recortes comunidad UPR

Líderes estudiantiles y profesores se inclinan por otras alternativas para recortar gastos del primer centro docente del país.

Por Lyanne Meléndez
Con otra apuesta de recortes comunidad UPR

Los cambios a la Universidad de Puerto Rico (UPR) que planteó el gobernador Ricardo Rosselló no han sido del agrado de todos, ya que portavoces de los estudiantes y profesores de la institución tomaron con pinzas las propuestas mientras reclamaron que haya una reestructuración administrativa.

Tanto la presidenta del Consejo de Estudiantes de Río Piedras, Wilmarí de Jesús, como el presidente de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), Miguel Hernández, coincidieron en proponer que primero se debe dar una reestructuración del sistema como paso al recorte de $300 millones propuesto por la Junta de Control Fiscal.

“Nos preocupa grandemente que se está hablando de matrícula ajustada a ingresos como primera opción. Hay medidas que se pueden trabajar, y primero se tiene que dar una reestructuración administrativa”, dijo De Jesús. Mientras, Hernández señaló que “entendemos que hay que hacer unos cambios, pero los universitarios tenemos que hacer unas propuestas y antes de eso la gerencia universitaria tiene que recortar la grasa”.

Luego de que el mandatario dejó entrever la implementación de una matrícula ajustada a los ingresos en UPR, la autonomía de algunos recintos y “que otros recintos se puedan especializar”, los presidentes del Consejo y APPU, el senador estudiantil José Rivera y el representante estudiantil ante la Junta de Gobierno, Gilberto Domínguez, señalaron a Metro varias preocupaciones mientras admitieron que no han recibido acercamientos de La Fortaleza para dialogar sobre el tema.

El líder de profesores sostuvo que “hay un exceso de repetición de puestos en los recintos. ¿Por qué tenemos once rectores, un decano? Hay que hacer una reingeniería administrativa”.

Por su parte, Domínguez expuso que evalúan el aumento ajustado a ingresos, ya que en un recorte de $50 a $100 millones representaría que de $1,000 que pagan actualmente aumentaría a $3,000. Aunque se entiende que no les cambiaría a los que reciben beca Pell, declaró que sería un “aumento ajustado según los ingresos, que impactaría a 38 % de estudiantes que no reciben la ayuda económica”. Rivera declaró que se debe hacer un estudio socioeconómico para ver quiénes se afectarían. De hecho, los estudiantes recordaron que Rosselló, previo a ser electo, había rechazado aumentar la matrícula.

Sobre la autonomía y especialización de recintos, De Jesús declaró que “tendría que evaluarse y tomarse con pinzas a qué se refiere”, al cuestionar si especialización significará la eliminación de programas de sociales y humanidades para desarrollar programas técnicos. Domínguez dijo, entretanto, que “sabemos que en Mayagüez hay un ala que prefiere esa opción, pero en lo que es Río Piedras, Ciencias Médicas, aún no se ha discutido”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo