Cinco razones por las que Iván Rodríguez merece estar en el Salón de la Fama

Metro hace un recuento de la sólida carrera del exreceptor boricua

Por Christian Fuentes
Cinco razones por las que Iván Rodríguez merece estar en el Salón de la Fama

Iván Rodríguez disfrutó de una larga y exitosa carrera en las Grandes Ligas. Por 21 años, fue el modelo de consistencia y puso muchos números que son dignos para ser considerado para el Salón de la Fama. Fuera de las estadísticas, toda persona que lo vio jugar sabían que veían un pelotero que dominaba la posición de receptor. Existen varias razones por las que Iván Rodríguez debe estar en el Salón de la Fama del Béisbol.

Consistencia a lo largo de su carrera

Dentro de esta categoría cae el hecho de que tuvo una larga carrera. En otras palabras, fue bueno por mucho tiempo. El boricua jugó 21 temporadas y en su mayoría, fue el receptor titular de los equipos en donde estaba. Eso se ve en el hecho de que ningún jugador en la historia de la MLB ha jugado más partidos como receptor que Iván Rodríguez, con 2,427. Para ponerlo en perspectiva, Rodríguez participó en 201 partidos más que el próximo, Carlton Fisk.

Producción con el bate

No existe duda de que Iván fue un bateador élite en las Grandes Ligas. Es un bono que el receptor del equipo también sea bueno con el bate, ya que tiene bastantes responsabilidades en la defensa y manejo de los lanzadores. El puertorriqueño es el líder todo tiempo en imparables como receptor, con 2,844. Tiene 372 más que Ted Simmons, quien está segundo. También bateó 311 cuadrangulares y es uno de siete receptores en la historia de MLB en lograr más de 300 jonrones. Su promedio de .296 es la octava mejor marca en la historia para un receptor.

Dominio defensivo detrás del plato

Igual como muchos expertos decían de Roberto Alomar en segunda base, Iván Rodríguez es considerado por muchos como el mejor receptor defensivo en la historia de MLB. La evidencia está en los 13 Guantes de Oro que ganó durante su sólida carrera; la marca más alta de Guantes de Oro por un receptor. De los 13, 10 fueron consecutivos desde 1992 hasta 2001. En su carrera, fusiló un total de 661 corredores en 786 intentos.

Impactaba a sus equipos

En sus años como titular, usualmente los equipos donde estaba Rodríguez estaban en la contienda para postemporada. Rodríguez fue una de la voces protagonistas de la primera vez que los Rangers de Texas llegaron a la postemporada de MLB en 1996. Alcanzaron la postemporada en 1998 y 1999 y no lo hicieron más hasta 2010. En 2003, Rodríguez firmó por un año con los Marlins de Florida y fue uno de los líderes del equipo rumbo al campeonato de la Serie Mundial. El año siguiente, firmó con los Tigres de Detroit, que fue el pero equipo de las Grandes Ligas. Dos años después, en 2006, los Tigres estaban en la Serie Mundial.

Grandes logros

Algo que se pierde dentro de los 13 Guantes de Oro es el hecho de que Iván también ganó siete Bates de Plata en su carrera. También fue reconocido como el jugador más valioso de la Liga Americana en 1999. Ese año, Rodríguez terminó con sus marcas más altas en promedio (.332), cuadrangulares (35) y remolcadas (113) al ayudar a los Rangers ganar la división oeste de la Liga Americana. En su carrera, el boricua también fue nombrado para el Juego de Estrellas en 14 ocasiones.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo