Denuncian "graves deudas y proyectos inconclusos" en Morovis

Por ejemplo, con la AAA tiene $566,356 en deudas

Por Inter News Services
Denuncian

El proceso de transición de gobierno en el municipio de Morovis reveló que las deudas reales son mayores a las informadas por la administración saliente del Partido Nuevo progresista (PNP) Heriberto Rodríguez Adorno, según denunció la alcaldesa electa, Carmen Maldonado González.

“Aunque en las vistas públicas se informó que el déficit acumulado era de $783,214 al 30 de junio de 2016, un examen detallado del single audit reveló que dicho documento había sido preparado utilizando fórmulas contables destinadas a aparentar un déficit menor”, señaló Maldonado, primera mujer en la historia de Morovis en ocupar dicha posición.

Agregó que en ese sentido “fue crucial contar con un comité de transición que conociera los procesos, para que la información recibida se pudiera corroborar. En tiempos de crisis fiscal, nosotros vamos a cumplirle al pueblo con la prestación de servicios, pero tenemos que conocer al detalle de con qué nos encontramos”.

“Lamentablemente, el proceso de transición no se llevó a cabo como hubiéramos esperado, porque faltaron informes de varios departamentos e información solicitada que nunca recibimos”, explicó la nueva alcaldesa.

Apuntó que el documento oficial de transición revela además pagos millonarios en proyectos mal manejados por la pasada administración que le siguen costando al pueblo en préstamos a pagar, pero que no rinden servicios a la ciudadanía.

“El caso más insólito es un proyecto de invernadero para la producción de tomates, que se le encomendó a una empresa originaria de Israel y que hasta el momento le ha costado $2,134,984 al municipio. Ese dinero se le tomó prestado al Banco Gubernamental de Fomento (BGF) y aún se debe”, detalló.

Morovis tiene además una obligación contraída con una emisión de bonos por $16,382,909, con varias fechas de vencimiento que van desde este mismo año 2017 hasta el 2035. De igual manera, se cuestionó que el sistema computadorizado de contabilidad del municipio está subcontratado.

“Nos encontramos con que los libros contables se mantienen en una herramienta (software as service) de la que el municipio no es propietaria. Esto evidencia, en parte, una falta de capacidad en la importancia de la labor que se está realizando. Lo mismo pasa con la Oficina de Auditoría, que no realizaba investigaciones sobre daños o pérdida de propiedad o fondos públicos para fijar responsabilidades”, dijo Maldonado.

Reveló que la administración saliente deja $566,356 en deudas con la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, $395,005 con la Administración de Servicios Generales, $275,040 con el Departamento de Hacienda, $241,500 con la Administración de Seguros de Salud y $276,674 con el Departamento del Trabajo, algunas de estas figurando en Planes de Pago.

“Ya el BGF nos ha certificado que Morovis no tiene margen prestatario del Fondo de Contribución Adicional Especial (CAE) para obras de infraestructura permanente y compra de equipos, lo que complica el panorama”, añadió Maldonado.

Además, la administración saliente, “en un proceso acelerado y totalmente enajenado de la situación fiscal que vive el municipio pagó, el 5 de enero, una cantidad ascendente a 100 mil dólares por concepto la liquidación de los excesos a la licencia de enfermedad de los empleados”.

La Ley dispone que esa liquidación puede pagarse hasta el 31 de marzo. “De esta manera, los empleados de confianza cobraron la referida liquidación al salario actual que es mayor que el salario correspondiente al puesto de carrera al que serán reinstalados”.

La alcaldesa ya tiene un plan de alianzas con municipios cercanos para trabajar obras en conjunto y llegar a acuerdos colaborativos en los renglones desde mantenimiento de vehículos municipales, hasta contratación de servicios.

Maldonado González juramentará mañana, a las 4:00 de tarde en la plaza pública con una actividad que contará con la participación de varios grupos musicales y la presencia de los exgobernadores Rafael Hernández Colón y Sila María Calderón.

Loading...
Revisa el siguiente artículo