Viequenses exigen a la Marina detener quema de vegetación

Señalan que Marina estadounidense recurre a quema como parte de sus prácticas de limpieza, aún sin tener permisos de JCA

Por Lyanne Meléndez
Viequenses exigen a la Marina detener quema de vegetación

Representantes de la comunidad viequense repudiaron que la Marina de los Estados Unidos haya recurrido a la quema de vegetación en 70 acres en la isla municipio, sin tener los permisos de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), como le exige la Ley CERCLA que rige el proceso de limpieza del antiguo campo militar.

El portavoz de la comunidad que reside en Vieques, Héctor Olivieri, dijo a Metro que los miembros de la Marina tomaron la decisión de la quema de vegetación al este de la Isla Nena, aún sin contar con los permisos estatales para realizar esta práctica. “Esto nunca se había visto como parte del proceso de limpieza”, denunció.

Declaró que supo de esta quema el pasado 19 de noviembre, cuando en una reunión de la Marina con representantes de la comunidad viequense, el vocero de la Marina, Dan Wadill, indicó que tomaron la decisión de no esperar por los permisos de quema de la JCA para recurrir a la práctica que señaló que pone en riesgo la salud de la ciudadanía por ser un área con altos niveles de contaminación. La quema de vegetación ocurrió el 5 de octubre.

Wadill alegó, según Olivieri, que “la quema controlada es el único método efectivo para la seguridad de los trabajadores”. No obstante, los residentes plantean que la acción provoca la emisión de humo tóxico.

El también jefe de Emergencias Médicas municipal cuestionó al cuerpo militar por no recurrir a la tecnología apropiada para evitar los daños a la salud, como se hace en algunos estados de Estados Unidos en donde utilizan tecnologías de “cámara de detonación” para evitar que las partículas contaminantes se dispersen.

Según una comunicación difundida por la comunidad viequense, durante la reunión de noviembre, Wadill reveló, además, que la Marina tomó 50 muestras de aire relacionadas con 19 fuegos “accidentales”.

Olivieri criticó que no explicó cuándo, dónde y bajo qué condiciones ambientales se tomaron las muestras. Solo dijo que se realizó una quema de vegetación y suelo en el área de impacto el pasado 5 de octubre y alegó que el humo no llegó a la población civil localizada a 8 millas. Tampoco informó cuál era la velocidad y dirección del viento en ese momento.

La JCA ha solicitado que la Marina haga la medición de los explosivos, metales y metaloides individuales en el humo como parte del proceso de permiso para hacer la quema.

Loading...
Revisa el siguiente artículo