Estudiantes se labran futuro en la agricultura

La escuela elemental Fidel López Colón en Corozal fometa que los pequeños emprendan negocios en sus áreas de interés

Por Sarah Vázquez
Estudiantes se labran futuro en la agricultura

Con tan solo diez años de edad, Diego Burgos y Wilnier Rosado han visto en la agricultura una oportunidad de negocios.

Burgos siembra pascuas y las vende a $9.00. “Mi papá tiene una finca y trabaja en plantas ornamentales. Él tiene pascuas, orquídeas, cactus, flamboyán y girasoles. Yo aprendí de mi papá”, contó el pequeño a Metro, quien donó las pascuas que adornan la Escuela Fidel López Colón en Corozal, en la que cursa el quinto grado.

Diego detalló que el proceso para la siembra de pascuas comienza “echando tierra, después le echas la semilla, después le echas el abono, que es importante para que crezca la planta y sea saludable”.

El pequeño, que aspira a convertirse en el “mejor agrónomo de Puerto Rico”, fue categórico al decir que la agricultura es un componente clave para el desarrollo de Puerto Rico.  “La agricultura es una forma de dar vida a las plantas, una forma de hacer el bien, de alimentar. A mis compañeros les diría que la agricultura puede ser una oportunidad de crecimiento. La agricultura es muy importante para el país. Sin plantas no comeríamos”, subrayó el estudiante.

Por su parte,  Wilnier se dedica al cultivo de la lechuga. “Hago esto hace como dos años en la escuela y en mi casa. Tengo ajíes. También tengo pimientos morrones, recao y plátanos”, relató el estudiante, a quien el director escolar le dio una llave del plantel para que pueda ir los fines de semana a darles mantenimiento a las lechugas. 

Este contó que “en mi casa mi abuelo sembraba. Mi abuelo le enseñó a mi tío y mi tío me enseñó a mí. Ellos sembraban plátano, orquídeas, pimiento y recao”.

El alumno indicó que para que la lechuga se dé “hay que esperar que estén como del alto de medio pie, las sacas con todo y raíz y las metes en un bolso y se venden a $1.00 cada una”. 

El director de la escuela, Alfredo Collazo, detalló que en el plantel se fomenta que los pequeños desarrollen actividades extracurriculares en sus áreas de interés. En el caso de Wilnier y Diego, ha sido la siembra, pero hay estudiantes que buscan emprender en otras áreas y se les busca la opción para que puedan tener experiencias a temprana edad.

“También se identifican los niños con problemas de conducta. Por ejemplo, yo le pregunto qué les gusta hacer y si me dicen: ‘A mí me gusta la agricultura’, pues yo lo que hago es en su tiempo libre le fomento ese talento. Es ahí que se demuestra que puede ser un buen ciudadano, y con esto hemos reducido los problemas de conducta de manera significativa”, precisó el educador.   

Loading...
Revisa el siguiente artículo