William Villafañe: de Utuado a La Fortaleza

En un recorrido por Utuado, personas de todas las ideologías políticas se acercaban a Villafañe para desearle éxito en su nueva encomienda.

Por Sarah Vázquez
William Villafañe: de Utuado a La Fortaleza

Cuando el huracán Georges azotó Puerto Rico un puente en Utuado quedó intransitable como muchas otras carreteras del país. En ese momento, con unos 19 años, William Villafañe se las ingenió para unir a varios miembros de la comunidad y habilitar la zona.

El designado secretario de la Gobernación relata esta historia con una sonrisa, pues recuerda que bajó desde su casa en el barrio Campo Alegre con una pala y comenzó a remover la tierra solo. Más tarde fue a la emisora local para pedir ayuda y cuando regresó ya habían personas en el área. En aquel momento ni imaginaba que 18 años más tarde ocuparía uno de los puestos con mayor responsabilidad en el Gobierno. Ni que supervisaría a los jefes de las agencias del gobierno. “Recuerdo que el propio Carlos Pesquera, quien estaba en Transportación y Obras Publicas, y el gobernador Pedro Rosselló, vinieron a agradecernos”, contó  Villafañe. 

Esta es una de las varias anécdotas que hizo a Metro Villafañe, en las que se denota que desde temprana edad se inclinaba por el servicio público. Y es que durante su juventud se desarrolló como líder en la iglesia católica dando clases de religión y como misionero. De hecho, viajó a Honduras y a México. Además, trabajó en la parroquia como asistente administrativo y en la Legislatura Municipal cuando tenía 18 años.

Fue ese liderato lo que llamó la atención del Partido Nuevo Progresista (PNP) a nivel municipal, que le propuso liderar la juventud de la colectividad en Utuado.

“Hablé con mi padrino que era el párroco en aquel momento, José Antonio Cruz. Hablé con él y me dijo ‘echa pa’ lante lo importante es que sigas siendo el mismo’ y me metí. Desde entonces no he salido. Después seguí en el Colegio de Mayagüez. Allá fundé los Universitarios Estadistas en Acción y de ahí pasé a la Juventud estatal del PNP y de la Juventud estatal del PNP pues entré al directorio del partido”, detalla Villafañe, quien buscó un escaño en el Senado en el 2008, pero no prevaleció, por lo que tomó una pausa de la política y estudió Derecho.

No fue hasta ahora que decidió regresar a la arena política cuando el gobernador electo Ricardo Rosselló le pidió que trabajara en el Plan para Puerto Rico.

“No, yo aspiré porque quería ser senador en aquel momento y entendía que tenía la experiencia en los temas legislativos”, subraya el designado secretario de la  Gobernación al preguntarle si alguna vez se visualizó ocupando un puesto en La Fortaleza.

Abrazos y buenos deseos

Junto a Metro, el licenciado recorrió los barrios en los que se crío en su natal Utuado. Al llegar a la Barriada Nueva, donde vivían sus abuelos paternos, cuenta que jugaba pelota en la calle con los vecinos con bolas hechas de papel periódico. De hecho, uno de ellos había recién llegado de Nueva York y no pudo ocultar su emoción al verlo. “Mira quién está ahí… Willito ayer te vi en el periódico y hoy te veo aquí. Estamos orgullosos de ti”, gritó Danny González, a lo que Villafañe respondió con un abrazo, mientras Hayde Medina aseguró que “este es uno de los muchachos más queridos en esta barriada”.

Luego pasó por Campo Alegre, donde se detuvo a comprar limbers a doña Carmen Borrero, quien también trabaja la costura en una cooperativa. En cada lugar donde se detuvo el vehículo de Villafañe había un compueblano que le hacía llegar su muestra de afecto. “Sabía que ibas a llegar lejos porque siempre pones a Dios primero y eso importante. Le pido a Dios que te dé la sabiduría”, le dijo un utuadeño en la plaza pública.

El funcionario no pudo ocultar su emoción y se secó las lágrimas. “A mí lo material nunca me ha llenado. Siempre me ha llenado lo que has visto el afecto de la gente”, concluyó Villafañe.

Los valores como pilar

Aunque Ada Irma Torres, madre de Villafañe, siente preocupación por los momentos difíciles que se avecinan, está confiada en que su hijo los podrá superar. 

“El Señor nos llamó a que pongamos nuestros dones al servicio de los demás y eso fue lo que se les enseñó y lo están cumpliendo, pero hay que seguir porque la tarea es fuerte y no es fácil y uno como madre cualquier cosa que dañe un hijo o que le pueda perjudicar es peor que si le pasará a uno mismo, por eso está en uno darle eso instrumentos”, subrayó Torres en referencia a los valores que sembró en sus tres hijos. “Desde que comenzó en su escuela desde pequeño demostró ser un líder, un líder positivo. Te lo digo porque estudio conmigo en la escuela que laboré”, destacó.

A William Villafañe, padre, solo le restó decir que siente un gran orgullo por su hijo y que le enseñó a jugar pelota como buen utuadeño.

Por su parte, Dianisselle Torres, esposa del próximo secretario de la Gobernación, expresó que cuando le dio la noticia de que ocuparía el puesto lloró pues sabe que hay mucho trabajo por hacer y la agenda será limitada.

“Los que sentimos en cierto modo la pérdida somos nosotros porque somos los que menos compartimos con él. Los que estamos viendo el sacrificio que él está haciendo somos nosotros, aunque lo está haciendo con un amor incalculable. Desde que lo conozco siempre ha estado en el servicio público y es una persona bien trabajadora. Él ve a Puerto Rico como su familia y todo lo bueno que el quisiera para su familia lo va a querer para Puerto Rico”, aseveró.

Loading...
Revisa el siguiente artículo