Alcalde de Peñuelas pide a García Padilla que termine angustia de los ciudadanos

“El pueblo de Peñuelas vive una angustiosa tensión", manifestó.

Por Inter News Services

El alcalde Walter Torres Maldonado solicitó al gobernador Alejandro García Padilla que ponga fin a la angustia de los peñolanos, y del pueblo puertorriqueño en general, incluyendo en la próxima sesión extraordinaria de la Legislatura el proyecto de ley del Senado 340 de la senadora María de Lourdes Santiago, que prohibiría el depósito de cenizas tóxicas en el país.

“El pueblo de Peñuelas vive una angustiosa tensión debido al depósito de material con desechos carbónicos, acción vedada a través de Ordenanza Municipal que data de 2010 y 2014 y que los municipios han acogido y aprobado”, manifestó el alcalde en una misiva entregada a García Padilla.

Torres Maldonado le recordó que cuando la Applied Energy Systems (AES) presentó y vendió sus servicios al país, una de las condiciones operacionales consideradas era la manera de disponer las cenizas producto de la quema de carbón”.

Para entonces, dijo en la carta copia de la cual tiene la agencia Inter News Service (INS), se estableció que estas serían remitidas fuera de Puerto Rico, a pesar que ya se pensaba en la nocividad de sus componentes.

“Sin embargo, es cruel, un pecado, atentado contra la humanidad, neoholocausto, envenenar a otros a cuenta de nuestro bienestar”, afirmó el ejecutivo municipal sobre lo que “pretende AES, Peñuelas Landfill, EC Waste y otros”.

Torres Maldonado reclamó que la manera de dar por terminada esta situación en contra de las órdenes aprobadas en las 78 legislaturas municipales es sancionado la medida legislativa de la senadora del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Este proyecto tiene el aval de senadores oficialistas como Cirilo Tirado Rivera, aparte de que el Partido Popular Democrático (PPD), domina ambas cámaras legislativas.

El alcalde de Peñuelas, centro neurálgico de la lucha contra las cenizas tóxicas de la AES que también se depositan en un vertedero de Humacao, consideró que de no aprobarse el proyecto de ley 340, “podría poner en vilo la seguridad y funcionamiento de todos los municipios de Puerto Rico”.

Refirió que recientemente se documentaron al mundo los desastres ambientales y a la vida humana en Arroyo Barril, República Dominicana, asociados a la exposición de desechos de cenizas de la planta de AES de Guayama.

“No puede haber dudas que ese elocuente y tétrico testimonial debe ser razón más que suficiente para que, como país, nos alarmemos con la forma y manera en que se disponen estos desperdicios”, precisó en su carta Torres Maldonado al proponer al gobernador García Padilla “revaluar la manera en que opera esta planta de la AES”.

En Arroyo Barril, miles de personas concluyen que las cenizas carbónicas son el génesis de sus males, lo que formó parte de los alegatos de una demanda contra AES, la exposición por acción negligente, a tóxicos y cancerígenos contenidos en las cenizas y depositados en un playa de ese sector.

Este caso comenzó en 2009 –agregó el alcalde– tras la compañía abandonar a la intemperie más de 27 mil toneladas de desecho de carbón, y de un modo contundente de mea culpa, representantes legales de AES viajaron hasta República Dominicana, donde transaron el pleito en febrero pasado, indemnizando a los perjudicados.

En el tribunal de Delaware, foro judicial en Estados Unidos en el cual se dilucidaba la controversia, existen al momento no menos de seis demandas contra AES con semejantes alegaciones, según Torres Maldonado.

Consciente de esa situación, la Legislatura Municipal de Peñuelas había aprobado una ordenanza que restringía el uso, manejo y disposición de este tipo de material en los límites territoriales del municipio.

“Sin embargo, para validar esta resolución, que ciertamente busca proteger la salud de nuestros compueblanos, hemos tenido que acudir a los tribunales, incluyendo el Tribunal Supremo de Puerto Rico, donde hoy libramos una dura batalla para otorgarle validez a una ordenanza municipal en la que se establece control de salubridad, que asegure calidad de vida aceptable para nuestros residentes”, detalló Torres Maldonado.

Opinó que “el giro inaceptable ante la Ley de Municipios Autónomos que ha tomado este caso aumenta tensiones, ante los riesgos incontables que acarreará a los ayuntamientos creando una negativa jurisprudencia contra los municipios y la validez de sus ordenanzas”.

El no validar la intención fidedigna de una ordenanza constitucionalmente aprobada pone en jaque la validez de cada una de las anteriores y posteriores acciones, dijo.

“Si eso ocurre, si nos quitan de golpe y porrazo nuestro derecho como municipios a legislar, podemos decir que la Ley de Municipio Autónomos enfrentó el paredón de fusilamiento en esta administración”, arguyó el alcalde de Peñuelas.

De este modo, se preguntó, si se niega el derecho de los pueblos a determinar libre y voluntariamente lo que entiendan la mayoría es lo conveniente, porque “de ser así, debemos concluir que no somos tan democráticos, o que la Ley que rige a los municipios y sus legislaturas es una farsa”.

Al insistir, en calidad de amigo que “ha compartido con usted en frentes, en trincheras”, que imparta la directriz para de esa manera dormir en el futuro “con la conciencia de haber defendido la integridad y salud de nuestros hermanos, de mi familia, señor Gobernador”.

“Habrá a su vez brindado un total apoyo, un espaldarazo a la autonomía de los municipios que en estos y otros tiempos de crisis han sido el mayor aliado del Estado en la presentación del servicios”, reclamó.

El alcalde Torres Maldonado le recordó a García Padilla que el gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares y el presidente electo del Senado Thomas Rivera Schatz se expresaron en días recientes sobre cuál va a ser la política pública de su gobierno con relación al tema.

“Sus posiciones son la de no permitir el depósito de residuos de cenizas de carbón en Puerto Rico. O sea, este proyecto de Ley 340, lejos de atentar con los planes de la nueva administración, es un ejemplo de articulación de esfuerzos y convergencia de ideas en favor del pueblo”, afirmó.

Opinó que desde ya “podemos terminar con tantos días, semanas, meses y años de angustia si la medida es presentada y aprobada para que rija la ley en protección de la salud pública y del país” para evitar que el villancico más escuchado en esta época sea “Oh, qué triste navidad”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo