Casa del Veterano paga su deuda con la AEE

Por Inter News Service

La Casa del Veterano, un hogar para veteranos envejecientes adscrita a la Oficina del Procurador del Veterano (OPV), logró pagar los $57,000 que por consumo de julio y agosto le adeudaba a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Aun así, en par de semanas vencerá otra deuda de $61,000 correspondiente al consumo del ciclo agosto-septiembre.

La agencia de noticias Inter News Service (INS) logró entrevistar hoy a Héctor Febres, de la empresa Ambassador Veterans, el procurador del veterano Agustín Montañez y el administrador Iturregui, quien ayer no devolvió la llamada de la prensa.

Montañez y Febres confirmaron que la AEE se disponía a hacer el corte de servicio por falta de pago, luego que la corporación emitiera un aviso público de corte el pasado martes.

Con anuncio en mano, Montañez acudió al día siguiente al Departamento de Hacienda para apremiarlos a que le desembolsaran $300,000 de fondos federales que el Departamento de Hacienda les retuvo más tiempo de lo esperado, una práctica que se ha vuelto cotidiana durante este año y ha puesto en precario a la Casa del Veterano, al igual que lo han hecho los recortes presupuestarios a la Oficina del Procurador del Veterano (OPV).

El procedimiento es que La Casa del Veterano envía sus facturas al Veterans Affair (VA) federal para que desembolse el per diem que pagan por los residentes, que suele rondar los $300,000. En esta ocasión, Hacienda se tardó más de lo que los tiene acostumbrado y perjudicó temporalmente la estabilidad del hogar, reveló Montañez.

Febres señaló que luego de entregar la documentación para el reembolso, el VA suele tardar apenas cinco días en hacer el desembolso a Hacienda. Sin embargo, agregó, Hacienda puede tardar entre 35 y 45 días en entregarles el dinero.

“No nos están llegando rápidamente los pagos de Hacienda”, se quejó Montañez.

Este reveló que la deuda era de $57,000 y ya la AEE emitió una nueva factura, que no ha vencido aun, y sí en dos semanas, de $61,000.

Montañez le sugirió al admnistrador del hogar que haga una reserva con el dinero que recibió para que pague la próxima factura, en vista de la tardanza de Hacienda en desembolsar los fondos que envía el VA.

“Ellos tienen que tomar las acciones, una reserva (por ejemplo)”, dijo Montañez, quien sostuvo que la Casa no recibe una partida de mantenimiento desde su inauguración, “como es usual cuando se construye en Puerto Rico”. Aunque ahora destinen los sobrantes que se logren acumular.

La OPV informó también que ha logrado ir preparando un grupo de voluntarios para que asistan en las diversas tareas de la oficina y para la que no tienen empleados suficientes. La OPV opera con 18 empleados.

El Procurador fue más allá al revelar que los recortes a su presupuesto, que pone en dificultades a la Casa del Veterano, son contraproducentes porque los recortes a la nómina causan que la misma agencia no logre atraer dinero a la economía.

Montañez explicó que la asistencia gratuita que hacen los técnicos a los veteranos, reclamos particularmente, producen unos $8 millones a los veteranos, que se invierten en consumo y calidad de vida.

De hecho, dijo que antes de los recortes a la nómina, estos técnicos lograban atraer $25 millones nuevos, beneficiándose los reclamantes, la OPV y hasta la Casa del Veterano.

Hoy en día, el hogar no puede acoger a más veteranos porque la OPV no tiene la capacidad económica para subsidiarlos, a pesar de que el lugar puede acoger hasta 240 personas. Hoy día solo tiene unos 135 aproximadamente, mayormente de cuido prolongado (“nursing home”), unos 112, que requieren más recursos por su condición.

Febres, por su parte, apuntó a la inequidad en la otorgación de fondos del Medicare. Puerto Rico, incluidos sus veteranos, reciben hasta la mitad de lo que tenen derecho en los estados. Con esa diferencia, los veteranos podrían aportar más sin impactar sus finanzas personales, y se evitan algunos subsidios locales.

La Casa del Veterano, destacó Febres, es la única en todo el caribe y una de 158 en todo Estados Unidos. El 73% de sus fondos los provee el gobierno federal, mediante reembolsos.

Pero el dinero no es suficiente. En Puerto Rico los veteranos reciben hasta $87 menos por paciente que el estado que menos recibe, como Alabama.

“Sencillamente, no nos da para pagar la luz eléctrica”, dijo Febres, y la fórmula discriminatoria del Medicare es parte fundamental de la insuficiencia.

Por otro lado, el directivo de Ambassadior Veterans sostuvo que la “idiosincracia” del puertorriqueño tampoco ayuda. Este indicó que el sector residencial de la Casa, para aquellos veteranos y familiares que se pueden valer por sí mismos, apenas tiene clientes porque a estos no les gusta cihabitar una misma habitación, según está diseñada la Casa. Todos prefieren una habitación única para ellos.

Rediseñar el hogar en este momento no es una opción, de la Casa inaugurada en el 1998.

Loading...
Revisa el siguiente artículo