Apoya Nolasco demanda en tribunal federal por Ley de Armas nacional

Por Inter News Service

La senadora del Partido Nuevo Progresista (PNP), Margarita Nolasco Santiago, anunció que apoya la iniciativa de grupos y entidades que impugnaron la constitucionalidad de la Ley de Armas de Puerto Rico en el tribunal federal.

Además, se reafirmó en que los puertorriqueños, por ser ciudadanos estadounidenses, deben gozar del mismo derecho constitucional del resto de los conciudadanos en los 50 estados de EEUU, a poseer y portar armas.

Según Nolasco, “al final del camino, por más que los colonialistas de esta administración se opongan, al tribunal federal no le quedará más remedio que reconocer nuestro derecho constitucional a poseer y portar armas de fuego, siempre que el ciudadano esté apto para ello”.

Agregó que “lamentablemente, este esfuerzo por hacer valer nuestros derechos como ciudadanos americanos tuvo que llegar al tribunal federal, porque el Tribunal de Apelaciones, en una decisión escrita por el exsecretario de Justicia, Roberto Sánchez Ramos, revocó al juez del Tribunal de Primera Instancia de Salinas, Aníbal Lugo, que ya había declarado inconstitucional varios artículos de esta Ley”.

La legisladora declaró que “aunque continúo esperanzada en que la decisión del Tribunal de Apelaciones sea revocada por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, confío en que el tribunal federal también haga su parte, reafirmando que los puertorriqueños también gozamos de todos los derechos como ciudadanos americanos, garantizados por la Constitución de los Estados Unidos”.

Para la senadora “el aumento de casos de robos domiciliarios, muchos de los cuales han terminado en agresiones físicas y sexuales, mutilaciones y asesinatos de los miembros de tantas familias puertorriqueñas, requiere que miremos con seriedad este asunto de una vez y por todas”.

A su vez, comentó que “si bien es cierto que poseer un arma de fuego no constituye una garantía absoluta de que el ciudadano no será víctima del crimen, no es menos cierto que, si los asaltantes, agresores y violadores supieran que por regla general, la gente buena también está armada, lo pensarían dos veces antes de cometer sus fechorías”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo