Crisis en el PPD se “traga” convocatoria a sesiones extraordinarias de la Legislatura

Por Inter News Service

La crisis en que se encuentra la mayoría del oficialista Partido Popular Democrático (PPD) se “tragó” las sesiones extraordinarias que el gobernador Alejandro García Padilla se proponía convocar en agosto.

El propósito, según dijo el mandatario a principios del pasado mes, era atender medidas que estaban pendientes, por lo que una de la sesión sería antes de las elecciones del próximo 8 de noviembre y la otra posterior a esa fecha.

El tema, sin embargo, ha quedado en el olvido en medio de la situación interna que llevó incluso a la renuncia de su cargo del presidente de la Cámara, Jaime Perelló Borrás, como exigencia del presidente del PPD, David Bernier, ante el escándalo de corrupción gubernamental con el juicio que involucra al empresario Anaudi Hernández Pérez, recaudador del PPD.

Al momento de anunciar que contemplaba hacer la convocatoria de las dos sesiones extraordinaria de la Asamblea Legislativa, García Padilla expresó en Coamo, donde inauguró el nuevo edificio de la escuela Susana Rivera, que estaba en constante comunicación con Perelló Borrás y con el presidente del Senado, Eduardo Bhatia.

Posterior a esto, como parte del juicio en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Puerto Rico, la agencia Inter News Service (INS) reveló actuaciones de Perelló Borrás que pusieron en jaque su posición como líder de la Cámara de Representantes, donde concedió un contrato de 300 mil dólares a Hernández Pérez, vinculado al comité de finanzas de su compaña.

La empresa 3Comm del empresario tuvo la encomienda de instalar un cuadro telefónico en la Cámara baja, el cual no funcionó por más de un año, aunque se le abonaba cada mes el pago de sobre 13 mil dólares.

Esta situación llevó a Bernier, candidato a la gobernación por el PPD, a retirarle su confianza a Perelló Borrás y, posteriormente, a forzar su renuncia de la presidencia de la Cámara.

En medio de la batahola que propició la dimisión, a partir del testimonio de Hernández Pérez en el tribunal federal, quedó evidenciado sus vínculos con otros legisladores, incluida la influyente senadora Maritere González, ahora en entredicho.

“Es muy difícil que el gobernador García Padilla pueda llamar a las sesiones extraordinarias de la Legislatura, porque ahora mismo hay una desarticulación que no beneficia la aprobación de medidas”, expresó de manera informal una fuente de la agencia INS.

Además, agregó, una sesión extraordinaria antes de las elecciones proveería un escenario magnífico al Partido Nuevo Progresista (PNP) “para emprenderla contra esta administración y los propios legisladores”.

“La realidad es que Anaudi ha arrastrado al PPD a una situación que lo hace excesivamente vulnerable en cualquier debate legislativo, mientras Bernier intenta por su lado recomponer los pedazos”, anotó la fuente cercana al oficialista.

Esta próxima semana , remató, “será decisiva en una serie de medidas que deberá tomar el presidente del PPD”, quien como parte de esta crisis perdió a su directora de campaña Liza Ortiz, quien dimitió a la sola mención de su nombre en el escandaloso juicio en el tribunal federal.

Bernier, se explicó a Inter News Service, se propone apresurar algunos ajustes con miras a los comicios del próximo 8 de noviembre.

El problema que tiene es que a lo interno se mueven dos corrientes en una decidida pugna que en cualquier momento aflora públicamente, a pesar de los esfuerzos de Bernier y sus colaboradores para sacar al PPD del atolladero.

En este sentido el candidato a la gobernación cuenta con el decidido respaldo de los alcaldes y los presidentes de los comités municipales del PPD, quienes finalmente inclinaron la balanza a su favor ante la resistencia de Perelló Borrás a dejar la presidencia de la Cámara.

Loading...
Revisa el siguiente artículo