La violencia trastoca la vida de niños

Por Metro

Aunque son catalogados como incidentes desgraciados, los últimos sucesos en los que accidentalmente han perdido la vida menores de edad tienen un denominador en común: padres vinculados al mundo de las drogas.

El pasado primero de julio, una niña de seis años murió tras ser impactada por los disparos que sicarios le propinaron a su padre en una calle de Gurabo. El joven tenía expediente criminal, dijeron las autoridades. En otro suceso ocurrido el domingo, una niña murió ahogada en la piscina del proyecto Casa Cuna en San Juan. El superintendente de la Policía, José Caldero, dijo que el padre de la menor es “narcotraficante”. Finalmente, la noche del 4 de julio, un niño de 10 años murió a consecuencia de disparos recibidos durante un tiroteo desatado en el área de la piscina del Caribe Hilton. El padre del menor asesinado tiene récord delictivo, declaró Caldero.

“Son tres incidentes desgraciados que coinciden durante un fin de semana largo, que, lamentablemente, evidencian la pérdida de valores en nuestra sociedad”, destacó el criminólogo Gary Gutiérrez, quien, exceptuando el deceso de la menor ahogada en Casa Cuna, entiende que las demás muertes se dan en el contexto del negocio del narcotráfico.

Por ello, el también catedrático exhorta a la Uniformada a cambiar la manera en que se maneja la violencia. Pone como ejemplo que el tiroteo suscitado en el Hilton se dio en un área cerrada, altamente vigilada, con cámaras de seguridad, “con todas las cosas que nos venden de la tecnología de que van a acabar con el crimen y ese incidente demuestra que, cuando se va a desatar violencia, los individuos que están en medio de ese proceso no piensan en nada de esas otras cosas”.

“Este incidente demuestra lo que por muchos años llevamos diciendo, que ninguno de estos aparatos tecnológicos van a acabar con la violencia. Lo que va a acabar con la violencia son reformas sociales”, puntualizó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo