FOTOS: Colorida manifestación en contra de Promesa

Por Metro

Decenas de personas que se oponen a la ley que impone una junta de control fiscal sobre el gobierno de Puerto Rico y que expresan su rechazo en un campamento colocado frente al Tribunal Federal en Hato Rey, indicaron que permanecerán en el área.

Con carteles que leen “No a la promesa de los buitres”, “Juntos fumiguemos la junta”, “La gente antes que la deuda” y “Han aprobado una promesa de Guerra”, los manifestantes aglomeraban ayer más personas a su reclamo.  

Ada Moreira, una de las manifestantes, dijo que no prevén mover el campamento y se mantiene confiada en que otros grupos, entre ellos, sindicatos se unan a su reclamo.

Ayer, el campamento recibió la visita de la exsecretaria de la gobernación, Ingrid Vila quien convocó a la ciudadanía a levantarse en contra de la junta.

“Las opciones que tienen los puertorriqueños es esto, precisamente, estar en pie de lucha, estar combatiendo esto y que nadie se quede en su casa, nadie que entienda, y espero que sea todo el pueblo de Puerto Rico, que esto es una imposición antidemocrática”, expresó Vila Biaggi a la agencia Inter News Service.

El campamento que se levantó hace seis días, ya ha enfrentado encontronazos verbales con el personal que presta seguridad a la instalación federal.

En la madrugada del lunes varios manifestantes denunciaron un incidente con miembros del Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) quienes encendieron un foco industrial y lo ubicaron cerca de las casetas apuntando el mofle, que expide monoxido de carbón, en dirección de los manifestantes.

Según Radio Isla, las autoridades locales no pudieron ordenar la remoción del foco por estar dentro el tribunal y agregó que cuando intentaron mediar con DHS estos los amenazaron con rociarlos con gas pimienta.

Posteriormente el alumbrado fue retirado cuando llegaron los medios de comunicación.

Sobre esta acción se expresó, el director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles, William Ramírez quien hizo un llamado a los empleados del gobierno federal para que cesen el uso de alumbrado de alta intensidad contra jóvenes manifestantes.

“Colocar en el lugar de protesta alumbrado de alta intensidad ininterrumpidamente es un acto cuyo único propósito es hostigar e imponer condiciones onerosas al derecho a la manifestación pacífica. Exposición a alumbrado de alta intensidad por prolongado tiempo tiene el único propósito de establecer condiciones de depravación de sueño y alteración de sensores humano. Su efecto nocivo sobre la salud de la persona es tema de preocupación en la comunidad médica y científica”, dijo Ramirez en comunicado de prensa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo