Llega la junta de control fiscal federal a Puerto Rico

Congreso. Con más de los votos necesarios, el Senado federal aprobó con 68 votos a favor el proyecto conocido como PROMESA.

Por Karixia Ortiz Serrano

Ya es un hecho. Puerto Rico tendrá su junta de control fiscal federal para que incida en el presupuesto y planes fiscales.

El Senado federal aprobó anoche con 68 votos a favor y 30 en contra el S. 2328, medida que concurría con el H. R. 5278. Sin embargo, en la Cámara alta hubo oposición por parte de algunos senadores demócratas que querían agregar enmiendas o simplemente derrotar la medida.

Este proyecto, con la firma del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es el que crearía la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (PROMESA, por sus siglas en inglés). Con esto siete miembros elegidos entre el Congreso y el presidente de Estados Unidos trabajarán con las finanzas de la isla para cumplir el saldo de la deuda local, que se estima en sobre $70 mil millones. Incluso, el comisonado residente, Pedro Pierluisi, manifestó que estará activo en el proceso de elección de los componentes del ente. “Es crítico que los miembros sean personas inteligentes, trabajadoras, justas y conocedoras de Puerto Rico”, planteó.

Por su parte, el gobernador Alejandro García Padilla manifestó que, aunque imperfecto, con PROMESA se podrá saldar la “hipoteca que otros les quisieron imponer a nuestros hijos. Hoy comenzamos a rescatar el país de manos de los acreedores para ponerlo otra vez en manos de los puertorriqueños”, sostuvo el primer ejecutivo.

De otro lado, en un tono más pesismista, el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, precisó que “queda en suspenso el gobierno del pueblo”.

No prevén ajustes en el presupuesto para pagar la junta

A pesar de que la legislación PROMESA establece que dentro del presupuesto local se tiene que separar una partida para que la junta de control fiscal federal pueda operar, el presidente de la Comisión de Hacienda, el representante Rafael “Tatito” Hernández, dijo que no ajustarían el presupuesto ya elaborado para el año fiscal 2016-2017.

“No amerita un cambio en el presupuesto. Uno no va a ir a cambiar el presupuesto del país para una junta”, estableció Hernández a este diario.

Si bien en la capital federal se ha establecido que la junta de control fiscal federal representaría un gasto de sobre $370 millones, Hernández dijo que tanto el Banco Gubernamental de Fomento como la Oficina de Gerencia y Presupuesto y la nueva Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal podrán “mitigar cualquier gasto inicial de implementación”.

El representante Hernández enfatizó que, mientras se conforma la junta, “los legisladores y el ejecutivo no van a dejar de trabajar”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo