Marcada la presencia de caimanes peligrosos en la isla

Por Sonia E. Rivera @soniaerivera


Los recientes hallazgos de caimanes —durante operativos policiacos y, más reciente tras la inundación en Barrio Obrero, en Santurce— revelan una marcada presencia de estos reptiles en la Isla, una acción poco divulgada por representantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Y es que según un estudioso del tema, en la isla abunda la especie caimán crocodilus, el cual se adaptó muy rápido al medioambiente local, por lo que es común que lo encontremos en cualquier cuerpo de agua dulce o salobre incluyendo Vieques y Culebra.

“Hay caimanes en todo Puerto Rico ya. Los caimanes llegaron en la década de los 60, llevan aquí muchísimos años. Al principio no eran comunes, estaba limitados al norte y específicamente a la Laguna Tortuguero”, argumentó el experto en reptiles y anfibios, Rafael Joglar, quien llevar desde el año 2010 estudiando al reptil.

Según, Joglar, la especie llegó por dos hipótesis: la creación de una fábrica de cuero para zapatos y carteras y otra por el trasiego de drogas en el que el líder utilizaba el animal para intimidar a las personas.

“El cuento del caimán es prácticamente como el cuento de la gallina de palo, la diferencia es que una gallina de palo no te va a comer un brazo ni una pierna”, comentó.

“Esta es una especie que no es muy agresiva como otras especies de cocodrilos, pero hay dos problemas. Uno, las hembras que tienen nido o crías son bien peligrosas. También, si tu te metes al agua sin saber que hay una animal de este tipo, él te va a atacar, se va a defender”, explicó el biólogo.

“Hay otro problema peor, aparte de los caimanes que llevan aquí como sesenta años, hemos encontrado, más recientemente, otras especies de cocodrilos mucho más peligrosas que el caimán, el cocodrilo Aligátor Americano. Ese animal, en Estados Unidos, han causado alrededor de quince muertes”, argumentó.

El científico explicó el porqué muy pocas personas saben sobre la existencia de estos reptiles en nuestras aguas. “Estos animales de hábitos secretivos no se dejan ver fácilmente, cuando ven linternas o escuchan gente se esconden. Se ven a veces soleándose, pero ellos no son animales fáciles de avistar. Si llueve y se llena el caño, es posible que ellos salgan de su sitio”.

En nueve visitas de campo en el que realizó el biólogo durante su investigación cazó hasta catorce caimanes por noche en las zonas de la quebrada Juan Méndez, el Caño Martín Peña y la Laguna San José, donde la gente suele hacer deportes acuáticos o bañarse.

“Son bien bastante abundantes. A base de lo que vimos, leímos en prensa y las personas entrevistadas pudimos decir que se habían visto 1,027 caimanes”, abundó.

Según Joglar, la preocupación mayor radica en la falta de educación sobre estas especies y el daño que pueda causar a cualquier bañista o niño que viva cerca de las zonas señaladas.

Recientemente, las autoridades han reportado la captura de reptiles en el área metropolitana el más reciente fue encontrado esta semana en el residencial Los Peñas de Río Piedras por agentes de la División de Drogas y Narcóticos de San Juan.

El DRNA reconoció la existencia de estas especies exóticas. Dijo que han llegado a la isla por “tráfico ilegal internacional” y “con propósitos como el tráfico ilegal de armas y drogas”.

“Muchas veces al llegar a Puerto Rico son comprados por personas que erróneamente piensan que estos animales pueden domesticarse como si fueran mascotas. Lamentablemente, cuando crecen y se dan cuenta que no pueden tener el control del animal por mucho más tiempo, los dejan en ecosistemas naturales como ha ocurrido con el caimán. Algunas de esas especies se han adaptado a los ecosistemas y han logrado reproducirse de manera acelerada”, comunicó la agencia en declaraciones escritas a Metro.

Según el DRNA, han tomado medidas para controlar las especie con unidades especializadas como el Cuerpo de Vigilantes del DRNA, una vez capturan este tipo de animal se devuelve a su lugar de origen o a zoológicos especializados.

“A través del Cuerpo de Vigilantes del DRNA también se hacen operativos en conjunto con otras agencias estatales y federales para incautar especies exóticas cuando son transportados por vía aérea o marítima a través de aeropuertos, puertos y el correo. Si se logra intervenir con los dueños, se les fijan multas”, explicó.

La agencia hizo un llamado a la ciudadanía a que si divisa o conoce sobre animales introducidos de manera ilegal, que no intente capturarlos y se comunique con el Cuerpo de Vigilantes al 787-724-5700.

Loading...
Revisa el siguiente artículo