Sin dinero para el ambiente en P.R.

Desperdicios. Aun con poco dinero para campañas, funcionarios buscan orientar sobre leyes proambientales.

Por Karixia Ortiz Serrano

“Antes de hablar de crisis fiscal, la verdadera crisis nacional es el manejo de desperdicios sólidos”. Así lo afirmó el representante Ángel Matos, quien espera que antes de que concluya la última sesión legislativa de este cuatrienio el Senado pueda establecer en su calendario la medida que prohíbe el uso de neveras de poliestireno o foam en los balnearios del país.

“Mi meta es que esta noche de San Juan [23 de junio] podamos tener la primera noche libre de neveras de foam en las playas”, sostuvo el representante que, con la aprobación del Proyecto de la Cámara 2545, aspira a erradicarlas por ser “totalmente incompatibles con los cuerpos de agua”.

Con esta intención también fue que se aprobó la Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas, cuyas multas a los comercios, luego de junio de 2017, serán de $100 hasta $200. Igualmente, aplicará una multa de $500 a los comercios que no dispongan de contenedores para reciclar las bolsas plásticas.

No obstante, tanto la Administración de Desperdicios Sólidos (ADS) como el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y el Departamento  de Recursos Naturales (DRNA) no cuentan con el dinero suficiente para invertir durante este año con campañas mediáticas educativas, previo a la entrada en vigor de esta ley en diciembre. Actualmente las agencias informaron a Metro que se encuentra en proceso la impresión de material educativo y la aprobación en los próximos meses del reglamento que está en su etapa de borrador final.

“Ciertamente, no podemos hacer campaña mediática como en otros tiempos”, aseguró el director de ADS, Nelson Santiago.

De otro lado, el presidente de la JCA, Weldin Ortiz, coincidió en que, aprovehcando foros en escuelas, universidades y medios de comunicación “ayuda a no tener que esperar fondos tan altos” provenientes del fisco.

Aunque el secretario del DACO, Nery Adames, reiteró que la agencia solo cuenta con 13 inspectores con relación a la fiscalización de los comercios para que eliminen el ofrecimiento de bolsas plásticas, realizarán operativos por zonas para que tengan efectos colaterales en otras.

No obstante, los funcionarios destacaron que tanto los comercios como las personas con las que ya han comenzado las orientaciones han comprendido el daño que realiza el material en el ambiente, sobre todo cuando en Puerto Rico hay cada vez menos espacio para disponer de los desperdicios sólidos. Tal como manifestó la secretaria del DRNA, Carmen Guerrero, “la reglamentación de las bolsas plásticas en los establecimientos comerciales es un paso de avanzada”, pues es un material que tarda unos 500 años en su proceso de degradación.

Las bolsas plásticas se han identificado como un problema ambiental ya que de entre 500 billones y un trillón de bolsas plásticas que se utilizan en el mundo, solo se recicla un cinco por ciento, según estimados de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Solo en la isla circulan mil millones y solo un por ciento se recicla.

Loading...
Revisa el siguiente artículo