“Esto ha sido una pesadilla”, Ana Cacho

En conferencia de prensa la madre del niño Lorenzo González Cacho narra que el tiempo sin sus hijas —retiradas por el Departamento de la Familia tras el asesinato de su hijo menor— nada lo compensará.

Por Juan Carlos Melo @melodicespr

Como una estrategia de presión para que se acelere el proceso que le permita a Ana Cacho estar con sus hijas, las abogadas de la madre del niño Lorenzo González Cacho, asesinado en marzo de 2010, denunciaron hoy ante los medios las injusticias que ha sufrido su clienta por parte del Estado.

La revelación llega a raíz de la orden dictada el jueves por el Tribunal de Primera Instancia, que ordena al Departamento de la Familia (DF) permitir que Ana Cacho se relacione con sus hijas.

El lunes, la jueza Wanda Cintrón Valentín, del Tribunal de Bayamón, ordenó a Familia iniciar un plan de servicios que permita conocer si la hija menor de Cacho puede regresar a vivir con el

Cacho tiene dos hijas de 11 y 19 años que por decisión del Departamento de la Familia están bajo la custodia física de su padre Ahmed Alí González.

En el caso de la hija mayor, el Tribunal dejó que sea ella quien decida si regresa con su madre.

El tiempo que puede tomar la reunificación familiar dependerá de Tribunal, dijo Brenda Berríos, una de las abogadas de la ahora testigo de fiscalía en el caso que busca probar que Luis Rivera Seijo, alias el Manco, asesinó al niño Lorenzo.

En el inicio de la conferencia de prensa, la primera en tomar la palabra fue Ana Cacho, quien manifestó estar contenta de que pronto podrá ver a sus hijas.

“Quiero darle gracias a Dios por darme la fortaleza de llegar a este punto. Ha sido difícil y cuesta arriba, pero ha valido la pena, porque mis hijos valen la pena. No saben lo contenta que estoy de volver a ver a mis hijas, de compartir de nuevo con ellas y que por fin esté saliendo la verdad ante todo”, dijo Cacho mientras bajaba el rostro para ocultar las lágrimas.

Añadió: “Estoy lista para hacer loncheras de nuevo, recoger a mis hijas, llevarlas a la escuela. Estoy lista, me hace falta, extraño a mis hijas y no dejaré de luchar por hacer justicia para los tres”.

Acto seguido, tomó la palabra su otra abogada, Sharon González, quien estableció que la sentencia hace justicia ya que por primera vez el Tribunal tuvo la oportunidad, durante este proceso que duró 48 días, de escuchar toda la prueba, no solo la del DF, sino los planteamientos que tuvo la defensa de Cacho y la del papá, Ahmed Ali González. .

“Yo creo que, a pesar de todas las presiones internas y externas que estaban sucediendo alrededor, yo creo que la honorable jueza, plasma en su escrito lo que ha sucedido: cómo el Estado trabajó con este caso con las presiones que tenía públicas con el juicio moral que se hacía contra Ana Cacho y discriminando en su evaluación por ella ser mujer”, agregó.

“La jueza claramente estableció que Familia no probó que se establecían los requisitos para verse obligados a devolver a estas niñas y evaluar a estas niñas al proceso de reunificación familiar”, dijo González, quien fustigó a Familia por prolongar el caso por seis años.

“Han sido seis años y en el medio tuvieron de rehenes a unas niñas que sufrieron unas pérdidas terrible la trágica muerte de su hermano y de ahí lo perdieron todo a su familia, amigos, entorno”, dijo la abogada, quien fue secundada por la licenciada Berríos que declaró que bajo el liderato de Yanitzia Irizarry, Familia llevó todo el proceso, no solamente fuera del marco de la ley y de las obligaciones que le daba la ley, sino que el proceso fue uno “atropellante, selectivo, discriminatorio”.

Mientras las abogadas se dirigían a los medios, Cacho bajaba la cabeza para mirar unas fotos de sus hijos. De vez en cuando levantaba la mirada hacia sus abogadas, asentía, sonreía y volvía al llanto cuando hablaba de las ansias que tiene de volver a ver a sus hijas.

“Por mí quisiera que me devolvieran a mis hijas igual que me las quitaron, sin dejarme despedir de ellas, y estuve cuatro años sin verlas. Por mí que me las devuelvan ahora mismo”, dijo Cacho, quien dijo entender que hay que seguir los procesos y que el tiempo de la reunificación está en manos de los tribunales.

Cacho también habló de lo doloroso que ha sido estar sin sus hijas, que ese tiempo “nada lo compensará” y que ese periodo ha sido uno de enseñanza.

“He aprendido a tener mucha paciencia, mucho dolor, mucha compasión, con muchas personas, con muchos de ustedes (los periodistas). También he aprendido a aguantar las presiones de lo que se dice de mí”, declaró Cacho.

Sobre este particular, añadió: “Las personas que han tenido una opinión negativa de mí es porque nunca me han conocido. Pero no me importa lo que digan de mí”.

Reveló que la muerte de su hijo y el tiempo sin sus hijas ha sido una pesadilla y que gracias a Dios “está saliendo la verdad”, concluyó Cacho, al tiempo que pidió respeto para sus hijas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo