Revelan deficiencia para sordos en P.R.

Academia. Una tesis alumbró la falta de subtitulación en productos audiovisuales para sordos

Por Karixia Ortiz Serrano

¿Cómo se puede mirar lo que se dice? O, en otras palabras, ¿cómo se comprende lo que se habla cuando existe una barrera de comunicación? La joven Pabsi González se lanzó a la aventura académica para completar con éxito un estudio y solventar una laguna que había en la isla.

Con su tesis de maestría titulada Traducción y subtitulado para personas sordas y con deficiencias auditivas del documental Mira lo que digo y localización parcial de su sitio web, González aportó nuevas estrategias para satisfacer la necesidad de sobre 450 mil sordos en la isla. Así intenta que la población de sordos pueda disfrutar de igual manera las ofertas audiovisuales teniendo una comprensión amplia del cine y la televisión.

González, quien concluyó en diciembre pasado sus estudios graduados en el Programa de Traducción de la Universidad de Puerto Rico, provocó el interés de sus directores del estudio: el profesor Luis García, el profesor Alejandro Álvarez y el profesor invitado de la Universidad de Sevilla en España Adrián Fuentes Luque. El Programa de Traducción reconoció la importancia de atender el campo de traducción en todas sus vertientes, en especial la traducción en audio para impedidos en Puerto Rico, cuyo tema es casi inexplorado.

La joven, con la recopilación de información de manuales para la subtitulación para sordos en Estados Unidos y América Latina, logró componer uno adaptado a la cultura y necesidades en el plano local. Ahí su aportación novedosa.

“Me chocó que no encontraba casi nada, específicamente de aquí, de Puerto Rico. Creé el primer manual para sordos en Puerto Rico. Sugerí soluciones nuevas”, relató González a Metro sobre su trabajo de sobre 600 páginas y cuya elaboración se extendió a más de año y medio.

Además, la traductora comentó que su interés por el tema surgió al toparse con la misma película que utilizó para su estudio, pues pudo conocer a fondo la necesidad de la subtitulación para sordos en piezas audiovisuales, ya que la trama gira en torno a este problema.

Sobre la traducción audiovisual, González afirmó que en la isla “no hay casi nada, no hay casi estudios, ni ideas para esa población. Me comuniqué con Servicios Orientados al Sordo para saber cómo ellos hacían el subtitulado de películas (que en ocasiones proyectan en actividades) y me dijeron: ‘El subtitulado para sordos no se hace’”, relató y agregó que la organización envía el material para que sea en Estados Unidos donde se haga el trabajo de subtitulación para sordos. González sostuvo que la comunidad sorda en la isla “es un sector casi invisible de la sociedad. Sabes que está ahí, pero, como no tienes contacto, uno tiende a olvidar. Cuando vi la película [Mira lo que digo], me di cuenta de que hacen falta productos y trabajos dirigidos a
esta población”. karixia ortiz
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo