Opinión: Amenaza informática digital

Por Mariliana Torres @MarilianaTorres

La incursión de la Internet como parte indispensable de la compra y venta de contenidos periodísticos ha sido una de las revoluciones más radicales en las empresas periodísticas. Los periodistas de los medios de comunicación tradicionales saben que pueden ser desplazados por máquinas y por la llamada inmediatez de la información, no corroborada, que producen las redes sociales. Es una amenaza informática que, si bien deleita por la rapidez, cierra la brecha de la profesión. Entonces, ¿cómo hacemos para sobrevivir la amenaza informática digital?

Ya es tiempo de que todos los periodistas acepten que la Internet llegó para quedarse,  que es un medio de comunicación, que sus repercusiones, en términos de opinión pública, son mayores a las que ocasionan los medios de comunicación tradicionales y que su velocidad y crecimiento son mayores al que una vez se consideró el medio de comunicación más poderoso: la televisión. Entiendo que para sobrevivir hay que adecuarse a los cambios y como esponjas aprender el uso y potencial que ese engendro cibernético ha ocasionado en nuestra profesión. No hay duda de que todos los medios de comunicación tradicionales acceden a esa herramienta digital para obtener contenidos, pero qué tal si esa adquisición la giramos a nuestro favor para lograr más calidad y profundidad. Por ejemplo, es una magnífica herramienta para acceder a contenidos que tienen con lujo de detalles los antecedentes de hechos indispensables en la cobertura periodística. Si bien ya la noticia no se escribe de manera cronológica, siempre se debe recordar a los receptores cómo presuntamente ocurrieron los hechos. Así la información publicada en el medio tradicional gana profundidad combinando la accesibilidad de la Internet con la experiencia, credibilidad y fuentes informativas del periodista del medio tradicional. Es una ganancia de ambas partes.

Si bien estas ideas son alentadoras para poder tener una sana convivencia entre lo tradicional y lo digital, continúan siendo un escollo los recursos económicos que cada empresa debe identificar para estar a la par de la modernización mediática. Además, otra preocupación es lograr que las autodeterminaciones editoriales de cada empresa se despojen de los contenidos tradicionales para evitar utilizar los mismos materiales informativos en todas sus plataformas. Los medios de comunicación que han logrado traspasar con éxito la amenaza informativa se han dedicado a ser productores de contenidos. Es decir, cada vez que usted ingresa a la página cibernética, hay información o contenidos nuevos y atractivos que provocan la reacción inmediata de sus lectores y la movilización de otros medios de comunicación  que quieren adquirir o compartir la información. Para ir a la par con esa inmediatez, los medios de comunicación también tienen que despojarse de la tradición mal utilizada de guardar la noticia para que sea exclusiva. El golpe o gancho periodístico se logra con la corroboración responsable de los hechos y la publicación inmediata. Esa táctica genera la expectativa de los receptores y la competencia y al mismo tiempo despierta la reacción inmediata de otras fuentes de información que pueden aportar mayor profundidad al hecho informativo publicado.

Cada día más personas aceptan el hecho de que el periodismo digital es tan prestigioso como el tradicional y que su influencia sobre la sociedad es muy poderosa. El periodismo digital es competitivo y rentable si logra la disciplina informativa y la publicación responsable antes que nadie. Para poder competir con esta buena amenaza informativa, porque la competencia siempre es buena, hay que regresar a la esencia del periodismo: corroborar hechos, revisar toda la información antes de publicarla, contar la verdad, no ser objeto de manipulación por parte de diversos sectores embriagados de poder y promover espacios para la crítica y la opinión pública.

Vea también estas notas:

Loading...
Revisa el siguiente artículo