Países intercambian peluches para conocerse

Por Sonia E. Rivera @soniaerivera

Lo que aparenta ser un juego de niños se transforma en un aprendizaje individualizado, la fomentación de valores y trabajo en equipo.

Se trata del proyecto colaborativo Ositos de Peluche que involucra a escuelas de diversos países, como Puerto Rico, México, Rusia, Sudáfrica, El Salvador, Australia y Estados Unidos.

Álex, salvadoreño, y el boricua Gaby son los nuevos osos de peluche que representan a las escuelas Centro Escolar Unión Panamericana de San Miguel en El Salvador y Gloria González de Pérez del municipio de Isabela.

El junte representa un intercambio cultural entre escuelas. Cada una escoge un peluche y los estudiantes lo personalizan con vestimenta e íconos nacionales.

La aventura comienza cuando los pecluches son enviados por correo postal.

“Le enviamos a la escuela el peluche (y ellos a nosotros). Cada uno llega con cosas típicas de los países y dentro de la caja ponemos todas las cartas escritas por los estudiantes”, comentó Vanessa Barreto, maestra de Español de quinto grado en la escuela de Isabela.

El proceso consiste en que cada estudiante tenga a Álex en su casa durante un día para que luego relate su experiencia con el peluche al día siguiente. Los maestros de las escuelas de otros países comparten las experiencias de los alumnos a través de la red social Facebook.

De los datos más curiosos compartidos están las fotografías del peluche de El Salvador participando de un simulacro en la escuela de Isabela y de un paseo por el Viejo San Juan.

Por su parte, los maestros de El Salvador Ana Bolainez y Carlos Marvin Amaya publicaron fotos de sus estudiantes dándole la bienvenida oficial al oso de peluche boricua en su página Proyecto Ositos de Peluche, y otras imágenes de los alumnos leyendo las cartas enviadas por estudiantes de Barreto.

Durante el año 2011, el intercambio de peluches fue entre escuelas de Argentina, Costa Rica y Camuy, Puerto Rico.

La comunidad escolar acogió con entusiasmo la forma no tradicional de enseñaza tanto así que en “Argentina no tenían la tecnología necesaria y durante el proyecto le regalaron una computadora para su salón. En mi caso, utilizaba mi computadora e Internet personal”, dijo la maestra puertorriqueña.

“Este año, la directora escolar (Lymaris Marrero) me facilitó los equipos necesarios para llevar a cabo el proyecto”, comentó Barreto. De este modo es más fácil la enseñaza tecnológica, ya que los estudiantes participan en una videoconferencia grupal para que en ambos países pueden conocerse.

“Posiblemente, Álex se quede con nosotros para que el grupo que pase al próximo grado pueda continuar con el proyecto. Ellos mismos lo piden”, explicó Barreto haciendo énfasis en que, a diferencia de Puerto Rico, en El Salvador el año escolar comienza en enero, por lo que resultaría más conveniente continuar con los mismos ositos en las escuelas.

Ositos de Peluche inició desde el año 1996 en otros países. En Puerto Rico, la maestra Barreto comenzó la iniciativa durante el 2011 con escuelas de Argentina y Costa Rica. Actualmente hay más de 1,500 clases han intercambiado ositos en otros países del mundo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo