El duendecito más añorado por grandes y chicos, vuelve a la carga esta Navidad pero esta vez con la ayuda de Ziploc®.

El Elf se ha convertido en una tradición navideña que se ha ganado el corazón de los niños en diversos países y de quienes lo reciben en sus hogares como especie de “duende travieso”. A los niños les encanta despertar y buscar a Elf por toda la casa.

Según la tradición , lo más importante es que los niños no pueden tocar al duende para que él cumpla su deseo; usualmente este deseo está relacionado al regalo que le pidieron a Santa Claus.

Los puertorriqueños también han adoptado esta linda tradición, pero según van pasando los días, llega un momento que los padres ya no encuentran qué más hacer.

Al rescate de los padres, Ziploc® presenta varias ideas para organizar las travesuras de los duendes y brindarles a nuestros hijos una mágica Navidad. Después de todo, de esto se trata.

Tanto los contenedores como las bolsas reusables de Ziploc®​permitirán organizar las bromas. La idea es que puedas “facilitarle la ayuda a Santa” antes del 25 de diciembre.

Lo bueno de estos contenedores es que ya los puedes conseguir decorados con elementos navideños y también puedes agregar cintas o stickers (pegatinas), entre otras ideas para diferenciar el contenido. De igual forma las bolsas Ziploc®​ son reusables.

A continuación varias ideas para el duendecito “travieso”:

1-A modo de juego, puedes colocar en las bolsitas Ziploc®​ algunas pistas de dónde está Elf para que los niños tomen uno o varios papelitos cuando les toque su turno, la idea es que los papelitos los ayuden a descubrir dónde encontrar a Elf.

2-En los contenedores Ziploc®​también puedes colocar uno o varios objetos “claves” que los ayude a descifrar qué estará haciendo el duendecito “travieso”. Esto aparte de ser muy divertido, los motiva a pensar y desarrollar su creatividad.

3-Utilizando cintas de colores o un cordón largo de tela y tarjetas indicadoras, forma una especie de ruta que los ayude a descubrir dónde está Elf.

4-Coloca a Elf en la canasta de frutas y pega en sus manos una bolsita Ziploc®​ llena de papelitos que contengan los nombres de las frutas que el niño o niña deberá comer ese día. Esta es una forma muy divertida de promover también la sana alimentación.

5-Coloca a Elf en el lugar favorito de entretenimiento de los niños pero con un mensaje de alguna tarea que puedan hacer de acuerdo a su edad para ayudar a los padres en el hogar, como recoger sus juguetes u organizar su cuarto, etcétera.

6-En internet hay cientos de ideas que te ayudarán a mantener a “Elf” entretenido.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo