Evita desperdiciar comida y aprovecha al máximo los sobrantes de comida con los que incluso puedes preparar nuevos platillos.

Conservar la comida adecuadamente en la nevera también minimizará el riesgo de contaminación cruzada.

Según se explica en un informe de Consumer Reports la contaminación cruzada puede darse entre productos que portan microbios patógenos, que no son otra cosa que agentes infecciosos que provocan enfermedades.

Por ejemplo, si sobró de los productos enlatados, se recomienda sacarlos de la lata y pasarlos a un recipiente de plástico o cristal. La razón es porque las latas abiertas se oxidan con facilidad e inmediatamente el alimento se convierte en perecedero.

Las bolsas y los recipientes Ziploc® containers con cierre hermético son excelentes para guardar sobras y así mantener la nevera fresca. Estos containers también nos ayudan a resguardar los alimentos del daño que produce el frío, y del mismo modo, evitar la contaminación.

No todos los alimentos cocinados aguantan el mismo tiempo en buenas condiciones

Sabías que la comida cocinada o sobras duran más tiempo en la nevera que la comida cruda y no todos los alimentos cocinados aguantan el mismo tiempo en buenas condiciones. De ahí la importancia de conservarlos adecuadamente.

Otro dato importante es que la comida cocinada nunca debe dejarse fuera de la nevera si se pretende recalentar y comer más tarde. Las sobras siempre deben guardarse tapadas y en recipientes aptos para conservarlas.

Por ejemplo, algunos dulces y el arroz, duran más que otras comidas.

De acuerdo con los expertos de Consumer Reports, un guiso puede permanecer hasta cuatro días en la nevera. En cambio lo que son los pescados y mariscos pueden durar solo dos días en la nevera.

Pero si congelas la comida una vez cocinada, puede durar hasta tres meses en buen estado dentro del congelador, y asegúrate de sellar el envase herméticamente.

A continuación algunas ideas para aprovechar al máximo los alimentos:

  1. Frutas maduras: ¡No las botes, sácale provecho! Puedes preparar batidos, smothies o mermeladas.
  2. Verduras: Antes de que se vayan arrugando y poniendo mustias, puedes preparar puré o una deliciosa crema.
  3. Utilizando las sobras de las carnes también puedes reinventar recetas, por ejemplo, con la sobra del pescado puedes hacer buñuelos o unas crujientes croquetas de pescado. De igual forma con las sobras de la carne se pueden preparar múltiples platos como ensaladas con trozos de la carne, sándwiches o wraps, y hasta unas deliciosas empanadillas rellenas.
  4. En internet hay miles de ideas para poner a volar la creatividad.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo