Cuando el mal aliento no se puede controlar con dulces de menta o un enjuague bucal, es posible que la persona esté experimentando halitosis y esto podría ser señal de un asunto de salud más serio, que se refleja en nuestra boca.

Según la Asociación Dental Americana (ADA), existen varias causas para la halitosis, si el mal aliento persiste o los remedios tapan el problema por poco tiempo. Entre estas causas están problemas dentales como caries o enfermedad en encías, infecciones de boca, nariz y garganta, boca seca, fumar, o bien podría ser síntoma de otras enfermedades crónicas como diabetes, reflujo gástrico y enfermedades del hígado o riñones.

En términos de boca seca, si no se produce saliva es posible que pueda ser causado por medicinas, enfermedades, uso de alcohol, tabaco y exceso de cafeína.

Para manejar la halitosis la Asociación recomienda mantener una rutina dental de cepillarse dos veces al día. Cada cepillado debe ser durante dos minutos alrededor de todos los dientes y lengua. Además, utilizar enjuague bucal e hilo dental para limpiar entre los dientes y acudir al dentista para la limpieza dental de rutina dos veces al año.

Otras recomendaciones incluyen aumentar el consumo de agua, masticar chicle que tenga el sello de ADA y disminuir el consumo de cafeína.

La Clínica Mayo propone por su parte comprar un cepillo de dientes nuevo con regularidad, evitar la sequedad de boca y ajustar la dieta, al evitar alimentos como cebolla y ajo que pueden causar mal aliento.

Cuando el problema persiste es importante consultar con un dentista para descartar que se trate de una causa interna o sea señal de otro problema de salud.

Loading...
Revisa el siguiente artículo