Riesgos de cáncer del pulmón para los no fumadores

Por Metro Content Lab

No todas las personas que padecen de cáncer de pulmón son fumadores. Cada año, hasta el 20% de las personas que mueren de cáncer de pulmón en los Estados Unidos nunca han fumado ni usado ninguna otra forma de tabaco. Pero, el cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado es uno de los cánceres más mortales en los Estados Unidos.

Mientras que evitar el tabaco es lo más importante que se puede hacer para ayudar a reducir el riesgo de contraer cáncer de pulmón, también existen otros factores de riesgo. Algunos de los factores de riesgo del cáncer de pulmón pueden provocar cambios o mutaciones en las células pulmonares. Estos cambios pueden provocar un crecimiento celular anormal y, a veces, cáncer. Algunas personas que padecen cáncer de pulmón no tienen factores de riesgo conocidos.

Los investigadores continúan avanzando en la comprensión de qué puede causar cáncer de pulmón en personas que nunca han consumido tabaco:

  • Gas radón. El radón es un gas radiactivo de origen natural que resulta de la descomposición del uranio en el suelo y las rocas. En el exterior, hay tan poco radón que no es probable que sea peligroso. Pero si hay radón en interiores, puede estar más concentrado. Respirarlo puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón. Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), el radón es la segunda causa principal de cáncer de pulmón en el país y es la principal causa entre las personas que no fuman. Una Guía del ciudadano sobre el radón explica cómo realizar pruebas de radón en su hogar de manera fácil y económica, así como qué hacer si sus niveles son demasiado altos.
  • Humo de segunda mano. Cada año, alrededor de 7,000 adultos mueren de cáncer de pulmón como resultado de respirar humo de segunda mano. Las leyes que prohíben fumar en lugares públicos han contribuido a reducir este peligro. La Sociedad Americana Contra El Cáncer ‘Cancer Action Network SM’ (ACS CAN) – la organización sin fines de lucro, afiliada de defensa no partidista de la Sociedad Americana del Cáncer – está trabajando para expandir y fortalecer estas leyes para proteger aún más a las personas que fuman y a las que no lo hacen de los peligros de segunda mano.
  • Agentes cancerígenos en acción. Algunas personas están expuestas a carcinógenos (agentes causantes de cáncer) como arsénico, uranio, asbesto y gases de escape de diesel en su lugar de trabajo. La exposición relacionada con el trabajo a materiales cancerígenos ha disminuido a medida que el gobierno y la industria han tomado medidas para ayudar a proteger a los trabajadores. Aún así, si trabaja con estos agentes, tenga cuidado de limitar su exposición siempre que sea posible.
  • La contaminación del aire. En las ciudades, la contaminación del aire (especialmente cerca de carreteras con mucho tráfico) parece aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de pulmón.
  • Mutaciones (cambios) genéticos. Ciertos cambios en las células pulmonares pueden provocar un crecimiento celular anormal y, a veces, cáncer.

Cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo

Las personas que no fuman evitan el mayor factor de riesgo de cáncer de pulmón. Pero pueden hacer otros cambios en el estilo de vida para ayudar a reducir aún más su riesgo.

Además de realizar pruebas de radón en su hogar, evitar el humo de segunda mano y limitar la exposición a carcinógenos en el trabajo, seguir un patrón de alimentación saludable con una variedad de frutas y verduras también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de pulmón. Alguna evidencia sugiere que una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a proteger contra el cáncer de pulmón tanto en las personas que fuman como en las que no.

Para más información puede visitar www.cancerpuertorico.org o comunicarse al 1-888-227-3201.

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo