Ante las realidades actuales y las difíciles situaciones de emergencia que han tenido que enfrentar los puertorriqueños, la salud mental es un tema urgente que atender.

Entre los temas de salud mental que apremia observarse se encuentra el suicidio, el acto de quitarse deliberadamente su propia vida. A pesar de lo serio y relevante que es el tema del suicidio, aún existe desconocimiento reflejado a través de mitos que se siguen replicando en la sociedad.

En ese sentido, las psicólogas Silma Quiñones y Kalitza Baerga, miembros de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, aclaran algunos mitos del suicidio.

A continuación, conoce algunos de los mitos y realidades sobre el suicidio:

 

MITO: “Las personas que hablan de suicidio solo quieren llamar la atención. Quien realmente se quiere suicidar no lo dice”.

La psicóloga Quiñones explicó que en realidad “la persona que tiene la idea de suicidarse no la tiene 24 horas, ni todos los días. Hay unos periodos en que esa idea baja un poco y lo puede expresar y pedir ayuda. El que lo hable y el silencio es bien relativo”.

Baerga expuso que “los que nos dice la literatura es que nueve de cada diez personas que dicen que se van a suicidar lo hacen o por lo menos lo intentan, por eso tenemos que estar atentos o atentas a las señales”.

 

MITO: “El suicidio solo afecta a una población en particular”.

“El suicidio se ve a través de todas las edades y no discrimina en términos de clase social, raza, ni sexo”, detalló Quiñones, quien aclaró que sí se observan algunos patrones, por ejemplo, las féminas se ven mas intentos y los varones tienden a tener menos intentos y logran completar el suicidio. “Pero cualquiera puede ser, hasta los niños, personas que intenten suicidarse y lo logren”, añade.

La doctora Baerga destacó que le puede pasar a cualquiera, aunque “hay una tendencia, por ejemplo, las personas privadas de la libertad, hay más mujeres que hombres que cometen suicidio. En Puerto Rico también hay mucho adulto mayor a riesgo, pero le puede pasar a cualquiera”.

 

MITO: “Hablar con alguien sobre el suicidio podría darle ideas”.

Quiñones expuso que “es otro mito que hemos querido contrarrestar porque la persona que esta pensando en suicidarse, cuando logra hablarlo y tiene la oportunidad de expresar la angustia que siente y alguien pueda de manera empática hablarle y motivarle a que busque ayuda, eso ha resultado en mucha ayuda”. De hecho, por eso existen esfuerzos como la Línea PAS, que instan a las personas a hablar sobre el tema.

Entretanto, Baerga coincidió que “lo que nosotros recomendamos es ese diálogo con las personas, escucharles para saber cómo se sienten y tratar de buscarles ayuda. Hablar sobre suicidio a alguien que está en riesgo puede ayudarle a ver que hay otras posibilidades. Realmente reduce el peligro”.

 

MITO: “Los suicidios son cometidos por personas con enfermedades mentales”.

“NO. El suicidio está asociado a un proceso depresivo, personas con depresión pudieran suicidarse, tienen algo de riesgo. No obstante, el suicidio va mas allá de si tiene una condición mental o no, es una combinación de factores que lleva a una desesperanza y entonces la persona contempla el suicidio como una salida”, explicó la psicóloga Quiñones.

Mencionó como ejemplo cuando las personas se suicidan a raíz de una ruptura de pareja o por problemas económicos.

Baerga explicó que “la realidad es que la gente que comete suicidio están en mucho dolor y tristeza, pero no necesariamente padecen de salud mental, es que están una situación límite en su vida, de mucho dolor profundo”.
“Las personas con diagnósticos están en mayor riesgo, pero no necesariamente todo el que se suicida o lo intenta tiene un problema de salud mental”, agregó.

 

 MITO: “El suicidio no se puede prevenir”.

Quiñones aseguró que “sí se puede prevenir. Mucho de lo que estamos viendo es la necesidad de un apoyo y poder hablar de lo que se esta viviendo y una alternativa. Hay veces que es un cansancio mental, hay personas que se suicidan porque llevan tiempo manejando la situación”. Añadió que “se puede prevenir si se identifican señales de que están perdiendo la esperanza”.

“Promovemos que estemos pendiente a la gente, a lo que dice la gente, le escuchemos. Hay que buscar ayuda y si no sabes que hacer hay que buscar ayuda, así que sí lo podemos prevenir en ese sentido”, dijo Baerga, por su parte.

 

 Alerta a las señales

Las doctoras expresaron hay otras señales que pudieran tomarse en cuenta antes de que algún familiar o conocido llegue al suicidio. Enumeraron algunas señales a estar pendiente:

  1. Persona empieza a comentar que esta cansando o cansada.
  2. Cambio en conducta.
  3. Cambio en ánimo que se mantiene constante.
  4. Empezar a regalar sus pertenencias.
  5. Mensajes que quizás no son despedidas obvias, pero se puede interpretar que se están despidiendo.
  6. Alimentarse menos.
  7. Encerrarse o aislarse.

 

Si usted o alguien que conoce tiene ideas suicidas, llame a la Línea PAS al 1-800-981-0023.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo