Este es un contenido auspiciado, no se produjo por el equipo editorial del periódico Metro

Rubén Rosario Gracía, un septuagenario residente de la Barriada Vietnam en Cataño logró su sueño de ver su casa restaurada luego de que el huracán María la destrozara el pasado 20 de septiembre del 2017. Hoy, gracias a la ayuda del líder comunitario Norberto “Nini” Torres y su equipo de trabajo, Don Rubén duerme bajo un techo seguro.

“El caso de Don Rubén nos llegó al alma. Desde que el huracán María se llevó su casita, dormía con un toldo encima de su cama para no mojarse. Llevaba todos estos años sin un techo seguro y sin luz en su hogar. Ante la inacción del Gobierno, y de la Administración Municipal de Cataño, decidimos ayudar a Don Rubén y reconstruirle su casa”, explicó “Nini” Torres quien aspira a servir desde la posición de alcalde.

Torres señaló que el caso de Don Rubén no es el único caso de adultos mayores viviendo en estas condiciones en Cataño.

“Hemos identificado varios casos más de personas de la tercera edad que sus casas no están en las mejores condiciones para que las vivan. Estamos haciendo esta brigada de amor impactando y ayudando a estas personas para que tengan una mejor calidad de vida, que tengan la vida que merecen. La casa de Don Rubén fue la primera casita que reconstruimos. Ya estamos por comenzar la reconstrucción de otra casita más en el barrio Cucharilla. Nuestros viejos merecen vivir bien.”, añadió.

Nini Torres, quien es natural del barrio Cucharilla en Cataño, insistió que muchas personas se sienten abandonadas por la administración municipal y que han sido víctimas de promesas incumplidas por parte del actual alcalde.

“A muchos de estos viejitos le han hecho mil y una promesa. Les han venido con miles de cuentos, pero sus casas seguían en el piso, seguían mojándose en las noches y yo no podía seguir permitiendo que esto pasara. Es poner la acción donde se pone la palabra. Nuestro equipo de trabajo está comprometido con los valores y la integridad haciendo desde ya que personas como Don Rubén puedan tener una vida digna como merecen. El pueblo de Cataño es un pueblo inteligente que ya decidió que quiere una administración municipal sin escándalos y con obras, que tenga a Dios y a los valores como norte. Yo no les hice promesas, mi equipo de trabajo tampoco, nosotros le reconstruimos la casa, le pusimos un techo y luz para que puedan vivir dignamente como todas las personas de Cataño y de Puerto Rico merecen”, concluyó Norberto Torres.

Loading...
Revisa el siguiente artículo