El distanciamiento físico no ha sido motivo para detenernos en buscar alternativas para disfrutar en familia de actividades que incluyan momentos al aire libre.

Darse un chapuzón en la playa, tener una piscina en el hogar o bien hacer una caminata, son acciones que cumplen con el distanciamiento mientras se evita el contagio con el COVID-19.

Sin embargo, así como se utiliza una mascarilla y desinfectante para prevenir los contagios, también se deben tomar en cuenta las alternativas para cubrirse del sol, cuyos rayos son el principal responsable de muchas de las manchas en la piel.

Se estima que alrededor de cinco millones de personas al año en Estados Unidos reciben tratamiento contra el cáncer en la piel, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés). Así también, los rayos ultravioletas producen manchas y envejecimiento en la piel.

Al Puerto Rico tratarse de un país tropical, los rayos del sol suelen ser más intensos, sin embargo, aunque se trate de un día nublado, siempre se recomienda evitar la exposición. De acuerdo con los CDC, algunas recomendaciones puntuales para evitar el impacto del sol es utilizar un protector solar con un espectro de SPF 15 o más. Debe ser una capa gruesa y aplicarse 15 minutos antes de salir al afuera, y se sugiere aplicarlo cada dos horas.

Se recomienda evitar exponerse al sol en horario de 10:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, así como evitar las superficies que reflejen el sol, como lo son la arena, el agua y el concreto. En ese sentido, es importante que busque la sombra.

Entre las prendas y accesorios para evitar la exposición puede integrar sombreros de ala ancha y gafas de sol, mientras, cuando sea posible, camisas de manga larga, y pantalones o falda larga.

Loading...
Revisa el siguiente artículo