Destacan compromiso con la igualdad

Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, dos ejecutivas de McDonald’s en Puerto Rico narran su desarrollo en la compañía

Por Metro Puerto Rico

Si bien la centenaria lucha por la equidad entre géneros aún enfrenta una larga travesía por delante, no es menos cierto que cada día son más evidentes los agigantados pasos que han tomado las mujeres para abrirse camino dentro de sociedades como la nuestra.

Las trayectorias de Marisol Vega, directora general de Arcos Dorados para Puerto Rico e Islas Vírgenes, y Ariana Rivera, gerente del restaurante McDonald’s de Hato Rey, son vivos ejemplos de ello.

Para la ejecutiva de Arcos Dorados, empresa que opera sobre 2,000 McDonald’s en Latinoamérica, incluyendo 67 establecimientos en Puerto Rico, asumir un rol tan prominente dentro de la jerarquía es el desenlace natural de desempeñarse en un espacio laboral anclado en principios de igualdad y donde el valor de cada persona se mide únicamente en sus méritos.

“Arcos Dorados es una empresa súper comprometida con brindar oportunidades de desarrollo para toda nuestra gente. Partimos de una premisa de igualdad y cero discriminación. Es una compañía que tiene como uno de sus principales valores –y así lo entendemos todos– la meritocracia. Si eres la persona que con tus atributos puedes asumir un cargo, pues vas a obtener ese cargo”, sintetizó Vega, quien llegó a la compañía en 2011 para dirigir el área de Comunicaciones para todo el Caribe, y desde hace dos años se encarga de toda la operación en Puerto Rico y las islas de Saint Thomas y Santa Cruz.

El compromiso de Arcos Dorados con las mujeres puertorriqueñas resulta evidente a la luz de sus estadísticas de empleo. De más de 3,000 personas que trabajan en McDonald’s a nivel isla, cerca de 55% son mujeres. Igualmente, el 72% de los gerentes de los establecimientos son féminas, y ocho de los 12 departamentos de Arcos Dorados en Puerto Rico son encabezados por mujeres.

“Somos una compañía de avanzada. Y cuando llega una fecha tan especial como el Día Internacional de la Mujer sacamos el tiempo para reconocerlo”, subrayó Vega.

Ejemplo de superación

Si alguien puede hablar con propiedad de las oportunidades de crecer profesionalmente es precisamente Rivera, quien se inició como empleada de McDonald’s hace diez años.

En aquel entonces, Rivera laboraba como ‘muñequita’, como se le conoce a los empleadas a cargo de actividades tales como los cumpleaños de niños que se celebran en los establecimientos.

Poco después, la entonces estudiante de administración de empresas ascendió a gerente de turno del restaurante en Carolina Shopping Court, puesto en el cual se mantuvo unos dos años, previo a ser nombrada asistente del gerente, donde se familiarizó con las funciones operacionales que conlleva el día a día. Ya era cuestión de tiempo para que fuera promovida al cargo de gerente, en el que permaneció un año antes de ser trasladada para cubrir la misma posición en el McDonald’s de Hato Rey, considerado uno de los locales más importantes.

“La base de esto es comprometerte con el equipo de trabajo que tú tienes, que sepan que estás de la mano con ellos. Que todos tengan la confianza de no tan solo verme como gerente de restaurante, sino como una persona de confianza que está ahí para apoyarlos en cualquier situación, sea laboral o no”, sostuvo Rivera, quien se visualiza eventualmente como consultora de operaciones, lo que significaría que supervisaría alguna de las ocho regiones en que se dividen los McDonald’s en la isla.

“Nunca sentí alguna diferencia entre ser mujer u hombre para alcanzar una posición y seguir creciendo y aprendiendo. Ha sido un proceso transparente, y el que tenga una hija no ha sido mayor problema, al contrario, siempre que he tenido situaciones personales el apoyo de la compañía ha estado ahí”, puntualizó Rivera.

Loading...
Revisa el siguiente artículo