El futuro de los viajes a alta velocidad

Aviones supersónicos, viajes en cápsulas y trenes aún más rápidos se vislumbran en el futuro de los viajes de alta velocidad.

Por Daniel Casillas

La velocidad de los viajes ha ido creciendo de manera exponencial durante la historia de la humanidad, permitiendo que las personas puedan incluso viajar de un continente a otro en menos de un día; sin embargo, los viajeros y las empresas continúan buscando la manera de acortar los tiempos de viaje.

De acuerdo con los resultados de la encuesta de consumidores de turismo de GlobalData de 2019, el 61 % de los consultados en la encuesta de consumidores de turismo dijo que busca productos de viaje que ahorren tiempo.

Además de viajes más rápidos, los usuarios están preocupados por el medio ambiente. Según la encuesta de consumidores del primer trimestre de 2021 realizada por GlobalData, el 76 % de los encuestados afirmó estar “siempre”, “a menudo” o “algo” influenciado por el grado de respeto al medio ambiente de un producto.

Entonces, de acuerdo con los deseos de los usuarios, los viajes del futuro tendrían que ser más rápidos y a la vez sustentables. De hecho ya hay científicos y empresas trabajando en nuevas y mejores opciones de viaje de alta velocidad.

"Creo que los viajes supersónicos tienen sin duda un papel viable en el futuro y hay muchas lecciones que aprender del Concorde”.

Tan Sharma,

experto en industria aerospacial de la Universidad de Sussex, Reino Unido.

La velocidad promedio actual de los aviones comerciales (entre 503 y 559 millas por hora) y de los trenes bala (entre 155 y 372 millas por hora) puede considerarse alta; sin embargo, se busca superar por mucho esas velocidades con proyectos innovadores, que podrían convertirse en el futuro de los viajes de alta velocidad.

“Personalmente, creo que el regreso de los vuelos supersónicos es inevitable. Esto, combinado con tecnologías terrestres como el Hyperloop y las mejoras en la capacidad actual del HSR, debería proporcionar una base para el futuro transporte de alta velocidad”, dijo a Metro Tan Sharma, experto en industria aerospacial de la Universidad de Sussex, Reino Unido.

Así, los vuelos supersónicos, viajes a través de tubos con cápsula de alta velocidad y la mejora de los trenes bala parecen ser las opciones para el futuro de los viajes de alta velocidad.

Además de ofrecer velocidades verdaderamente altas, estas opciones podrían ser más amigables con el medio ambiente, debido a que generan una menor huella de carbono que la registrada por los aviones comerciales, que actualmente son la manera más rápida de viajar.

Incluso los vuelos supersónicos del futuro podrían ser menos contaminantes, debido a que empresas como Boom Supersonic trabajan en aviones que superen la velocidad del sonido a la vez que sean neutros en carbono, debido a que usarían combustibles alternativos que aprovechen la misma cantidad de carbono que se emite durante el vuelo.

Pese a que existen varios proyectos de transporte de alta velocidad en marcha, lo cierto es que su implementación en el corto plazo parece poco viable.

“La advertencia es que ninguno de ellos es barato y requerirá una inversión continua en investigación e infraestructura para que cualquiera de ellos sea viable”, concluyó Tan Sharma.

3 PREGUNTAS A… Leon Vanstone

Especialista en aeromecánica de la Universidad de Texas en Austin.

Leon Vanstone Leon Vanstone. / Cortesía

¿Qué proyectos podrían ayudar a viajar a alta velocidad en el futuro?

—Hay algunos proyectos que podrían conducir a viajes de alta velocidad muy rápidos. Uno se llama Proyecto Skylon, así como Hermeus, que está construyendo aviones de alta velocidad que podrían utilizarse como vehículos de transporte o como aviones espaciales.

¿Cuál es su opinión sobre los proyectos Hyperloop?

—Creo que Hyperloop, aunque es técnicamente posible, no representa una buena rentabilidad para lo que permite.

¿Podría este tipo de transporte sustituir a los aviones y acabar con el tráfico en las calles?

—En mi opinión, parece poco probable que Hyperloop tenga un impacto significativo en cualquiera de estos aspectos. Parte de la razón es el gran coste y los problemas legales de construir una red de tubos por todo el país.

¿Podrían los aviones supersónicos ser una opción viable para los viajes de alta velocidad?

—Potencialmente sí, aunque existe el problema de que tienden a ser muy ruidosos (boom supersónico) y por esta razón tienden a ser difíciles de operar sobre áreas pobladas. Por ejemplo, el Concord volaría subsónicamente hasta sobrepasar el océano antes de acelerar a velocidades supersónicas. Esto hace realmente difícil volar estos aviones sobre tierra en cualquier parte del mundo y realmente perjudica el modelo de negocio. Hay algunos vuelos (por ejemplo, de Los Ángeles a Hawái) en los que básicamente se despega de un aeropuerto costero y se vuela sobre el océano casi todo el trayecto, en los que esto tiene sentido, pero por lo demás los aviones supersónicos no son geniales; éste fue uno de los factores que hicieron que se abandonara el Concord. La NASA está trabajando en un avión de baja potencia supersónica para intentar hacer realidad un futuro en el que se pueda volar con aviones supersónicos sobre tierra sin molestar a la gente.

¿Qué pasa con los trenes de alta velocidad, seguirán siendo populares?

—Los trenes de alta velocidad tienen mucho sentido para conectar ciudades que tienen mucho tráfico entre ellas. Parte del problema de los trenes de alta velocidad es que, sin una experiencia tipo montaña rusa, generalmente se necesita mucho tiempo para acelerar el tren a una velocidad razonable, por lo que se necesitan muchas vías largas con pocas paradas para ver realmente el beneficio de un tren de alta velocidad. Aunque existen oportunidades para unir ciudades de este modo, no estoy seguro de que vaya a sustituir a un gran número de vuelos en avión o a las carreteras.

Loading...
Revisa el siguiente artículo