Bocadillo Lingüístico: Término, termino y terminó…

La doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista, nos habla del acento prosódico y la peculiaridad del español.

Por Doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista

¿Sabía que, en algunas lenguas, el acento prosódico (el que se oye) es fijo? ¿Ejemplos? En francés el acento siempre está en la última sílaba; en checo en la primera sílaba; en polaco, en la penúltima sílaba. Y fijo es eso mismo, como cemento, siempre en ese lugar. Hay otras lenguas en las cuales el acento es como la canción de Nino Bravo: “libre… como el ave que escapó de su prisión y puede, al fin, volar…”, razón por la cual puede recaer en cualquier sílaba sin ningún trauma. Tal es el caso del inglés, el alemán, el ruso, el italiano, el portugués, y muchas otras… Tomo un ejemplito de Quilis de la palabra en inglés: content. Cuando esta palabrita tiene la fuerza en la primera sílaba, [cóntent] significa en español contenido (de algo), por ejemplo, el de un libro. Pero, si la fuerza está en la última sílaba, como en [contént], entonces significará en español un estado de satisfacción (en el caso del verbo). Hasta aquí, todos contentos.  Pero y ¿cómo es el acento en español? ¡Ahhhh, esos son otros 20 pesos! Hay quienes afirman que el español tiene acento libre como el sol y el viento de Nino. Pero, lo cierto es que nuestra linda lengua tiene un acento con libertad limitada. Si una palabra tiene dos sílabas, el acento puede ir en la primera o la segunda, como en canto y cantó. Si tiene una sola sílaba, pues ni modo, en esa, y pare de contar. Si tiene tres sílabas, el acento puede ir en cualquiera de las tres como en término, termino, y… terminó el Bocadillo.

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo