¿Cuánto costará vivir en la Luna?

Un reciente análisis demuestra que, si mudarse suele ser caro, hacerlo a la luna es sólo para un sector exclusivo de la población mundial.

Por Miguel Velázquez

Aprovechando los avances tecnológicos y ante un planeta cada vez más poblado y contaminado, mudarse a la luna está dejando de ser una idea exclusiva de la ciencia ficción y cada vez está cobrando mayor seriedad. 

Pero, ¿cuánto costaría realmente trasladarse a la Luna? Los expertos de Money.com, un agente de crédito para productos de consumo, publicaron la primera guía de hipotecas lunares que revela que construir la primera casa en la luna que funcione plenamente se estima en 48 millones de dólares

“Desde una perspectiva puramente técnica, los humanos probablemente podrían haber comenzado a vivir en la Luna en algún momento de los años ochenta o noventa”, explicó a Metro James Gilley, profesor asistente de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Nicholls, en Thibodaux, Louisiana, Estados Unidos.

“Al observar los obstáculos políticos, sociales y económicos, llegamos a una respuesta diferente. Para (construir) un pequeño puesto científico como la Antártida, eso probablemente podría suceder en tan solo 5 años. Si estamos hablando de la construcción de un asentamiento permanente ya a largo plazo, probablemente falten entre 20 y 30 años”, añadió Gilley.

“Vivir en la Luna siempre va a estar íntimamente ligado a la Tierra. Los elementos fundamentales de una civilización no están del todo presentes en la Luna. Pero, como objetivo aspiracional y alcanzable, deberíamos tratar de extender la humanidad lo más lejos posible por todo el sistema solar”.

 

James Gilley, profesor asistente de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Nicholls, en Thibodaux, Louisiana, Estados Unidos

Si bien es cierto que la idea de habitar la Luna no es nueva, también es cierto que nunca antes habíamos estado tan cerca como ahora. “Tener seres humanos en la Luna nos permitirá investigar mucho más sobre el funcionamiento del universo. Podría permitir la investigación, el desarrollo y la fabricación de nuevas tecnologías quefuncionan mejor en entornos de baja gravedad”, explicó el profesor Gilley. Además, “podríamos encontrar recursos útiles que podrían beneficiar a la Tierra, como el Helio-3. Y, en última instancia, podría inspirar y facilitar que la humanidad se extienda, explore y se asiente en todo el sistema solar”, señaló también el académico.  

Pero los costos de tal hazaña del ser humano aún son muy altos. “En el nivel más básico, probablemente costaría entre 10 mil y 20 mil millones de dólares construir un pequeño puesto científico de avanzada, pero permanente. La mejor manera de reducir los costos es aumentar la capacidad de lanzamiento reutilizable y superpesado”, explicó Gilley, algo en lo que llevamos ventaja, pues “las empresas espaciales privadas están haciendo grandes progresos en este ámbito”. 

Y es que vivir en la Luna plantea sus propios retos. “Construir una casa que se adapte a las condiciones climáticas extremas y a un entorno de gravedad cero puede tener un gasto muy elevado. Por eso es importante entender cuánto costará no sólo una vivienda en la Luna, sino el precio del estilo de vida que conlleva y cómo se puede pagar una expedición que se aventura más allá de nuestra atmósfera”, explicó Salman Haqqi, escritor senior de Finanzas Personales en Money.com y autor del análisis.

Lo primero y más importante es asegurar una licencia de obras. El costo de una licencia de terreno puede variar de un lugar a otro dependiendo de la conveniencia de la zona. Según Haqqi, un acre de tierra en el lugar más codiciado de la Luna, el Mar de las Lluvias, costará unos $131, mientras que una licencia en el Mar de los Vapores te costará $18.65. 

Además, para construir una casa media de 76 m2 se necesita un mínimo de 26 trabajadores junto con sus herramientas, equipos y materiales. Debido a la ubicación remota de la propiedad (la luna), el costo del viaje tiene que incluirse en el cálculo final y constituye una gran parte del precio. Transportar estos componentes esenciales desde la Tierra a la Luna costará una media de $8 millones. 

Por si fuera poco, Salman Haqqi explicó que construir una casa en la Luna no es tan sencillo como hacerlo en la Tierra. “Debido a las condiciones climáticas extremas y a la alta probabilidad de lluvias de meteoritos, es necesario contar con elementos como sellos de aire, aire acondicionado y calefactores industriales, ventanas a prueba de meteoritos, aislamiento y fuentes de energía orgánica. El coste combinado de estos elementos será de $40 millones”. 

Por lo tanto, el costo total de construir la primera casa en la luna que funcione plenamente se estima en 48 millones 225 mil 29 dólares con un centavo ($48,225,029.01). Sin embargo, una vez construida la primera casa, se restaría el coste de transportar el equipo y las herramientas a la Luna, lo que permitiría construir casas a un precio más barato de 40 millones 470 mil 438 dólares con 73 centavos ($40,470,438.73). 

Entonces, ¿A cuánto saldrían al mercado las casas en la Luna? 

Dado que el precio de venta de una propiedad es un promedio de 27.61% por encima, se podría esperar comprar la primera casa en la Luna por 61 millones 538 mil 877 dólares con 46 centavos ($61,538,877.46). El precio de las casas posteriores se valorará en un precio ligeramente inferior, de 51 millones 643 mil 418 dólares con 80 centavos ($51,643,418.80) , ya que el coste de transporte de las herramientas y el equipo se habría contabilizado en la construcción inicial. 

Para ponerlo en perspectiva, si un prestamista aceptara un depósito del 10%, se necesitarían unos 6 millones 81 mil 253 dólares con 20 centavos ($6,081,253.20), de entrada, y se esperaría un reembolso mensual de la hipoteca de unas 323 mil 775 dólares con 14 centavos ($323,775.14) a lo largo de 25 años.

Para conocer más sobre el tema, Metro habló con Salman Haqqi, Escritor Senior de Finanzas Personales en Money.com

P: Vivir en la Luna sigue pareciendo una fantasía de ciencia ficción, pero su análisis nos acerca a la realidad. ¿Considera que en algún momento habrá interesados en hacerlo realidad? 

–Creo que la curiosidad forma parte de la naturaleza humana. Es lo que nos llevó a explorar el espacio y viajar a la Luna en primer lugar. A medida que la tecnología avance y seamos capaces de dar estos primeros pasos para habitar la Luna, creo que la gente estará dispuesta a dar el salto para explorar la vida lunar cuando esté ampliamente disponible.

P: ¿Qué prácticas hipotecarias podríamos hacer de forma diferente en la Luna a las que estamos acostumbrados a hacer en la Tierra? 

–La asequibilidad suele ser la mayor preocupación de compradores y prestamistas cuando se trata de hipotecas. Dado que las propiedades en la Luna probablemente tengan un precio muy elevado, los prestamistas necesitarán ver una gran cantidad de pruebas de asequibilidad antes de acceder a hipotecar una propiedad lunar. A medida que la práctica sea más fácil y esté más extendida, el mercado podría ver un aumento de los préstamos y el mercado se dispararía.

P: ¿Qué tendría que ocurrir para reducir los costes y cuánto tiempo llevaría?

–En el artículo mencionamos que la primera casa en la Luna sería probablemente la más cara. Esto se debe al hecho de que todos los materiales de fabricación y la mano de obra necesarios tendrían que ser transportados a la Luna también. Una vez que la infraestructura esté instalada y funcionando en la Luna, entrarían en juego las economías de escala, lo que reduciría el precio de producción, que se reflejaría en el precio de venta. 

¿Cómo adaptarse a un estilo de vida lunar?

Antes de lanzarse a su nueva vida lunar, es importante entender cómo vivir en su nuevo entorno.

  • Electricidad. Generar energía es vital cuando se vive en condiciones tan extremas, por lo que el coste de algunos proveedores puede obligarle a considerar algunas opciones alternativas. Invertir en 34 paneles solares generaría suficiente electricidad para el funcionamiento de una casa y sólo costaría unas modestas 17.000 libras (23.800 dólares aproximadamente). 
  • Alimentos. La capacidad de cultivar alimentos y vegetación de forma sostenible en la Luna es también un factor clave a tener en cuenta. Dado que una casa media ocupará a cuatro personas, se necesita un total combinado de siete invernaderos lunares para producir una tonelada de alimentos para mantener un entorno habitable. Esto puede suponer un coste de vida adicional en el que habrá que pensar una vez asegurada la propiedad.
  • Agua. El acceso al agua también es vital cuando se vive en la Luna. Para vivir cómodamente durante un año, se necesitan 5,4 toneladas de agua para regular el crecimiento de los cultivos y la hidratación personal de un hogar. Transportar grandes cantidades de agua a través del universo es caro, por lo que el reciclaje del agua es la forma más barata y eficiente de mantenerla.
  • Pioneros lunares. A medida que la comunidad siga creciendo, la gente será pionera y descubrirá formas nuevas y sostenibles de vivir en la Luna. El desarrollo de la minería de iones de Helio-3 que se encuentra en la corteza superior de la Luna, con el tiempo, alimentará las reacciones de fusión nuclear no radiactivas y producirá mayores cantidades de energía más limpia y segura que la disponible actualmente en la Tierra.

OPINIÓN: Un gran paso para la humanidad

Lee la opinión de Alice Gorman, profesora asociada de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales en la Universidad Flinders, Adelaida, Australia. 

Es increíble pensar que hace más de 50 años que el ser humano pisó la Luna. La NASA ha dicho que colocará a la primera mujer y al próximo hombre en la Luna en 2024. Es un objetivo ambicioso. Estoy seguro de que los astronautas visitarán la Luna en la próxima década, pero tener un hábitat o un hogar en la Luna es algo muy diferente. Hay muchos retos que superar, como el duro entorno con alta radiación y frío extremo. Los colonos tendrán que fabricar su propia agua y oxígeno, y producir alimentos. Ninguna de las tecnologías necesarias para ello ha sido probada en la Luna.

Será muy caro sobrevivir en la Luna, sobre todo porque en los primeros años es probable que el hábitat lunar tenga que seguir siendo abastecido desde la Tierra. A modo de comparación, el segmento estadounidense de la Estación Espacial Internacional, que se encuentra a pocas horas de la Tierra, cuesta entre 3 mil y 4 mil millones de dólares al año.

Los costes pueden reducirse mediante la utilización de recursos in situ, es decir, utilizando el suelo lunar como material de construcción y el hielo del agua de los polos para fabricar combustible. Pero, la gran pregunta es: ¿quién puede ir a la Luna? ¿sólo los astronautas altamente capacitados de las naciones que navegan en el espacio, los muy ricos, o los que simplemente quieren alejarse de la Tierra? ¿Ir a vivir a la Luna se considerará un privilegio o un castigo?

Loading...
Revisa el siguiente artículo