Bocadillo Lingüístico: ¿HECHAR? NAH!

La doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista nos habla del verbo echar

Por Doctora Aida Vergne, profesora universitaria y lingüista

¿Cuándo hechar se escribe con hache? Me temo que nunca, y la razón es muy poderosa: ese “verbo” hechar no existe en español. El verbo es echar, sin hache, y nos remite a toda suerte de acciones.

Uno puede echar basura al zafacón, gasolina al tanque, sal a los tostones, y pique a la morcilla. Nos pueden echar del trabajo, podemos echar chispas, echar un sueñito, echar un pie y hasta echar a correr. Igual echarnos a llorar o a reír.

El brujo echa un fufú, los creídos se las echan y últimamente todos estamos esperando que la rana eche pelo. Entonces ¿por qué le ponemos a echar una hache que no lleva? Seco explica que la confusión es el resultado de la asimilación con las formas del pasado del verbo hacer, como en a lo hecho, pecho (responsabilizarse por lo hecho).

Si algo está hecho, con hache, está terminado. Por ejemplo, si usted hizo lo que tenía que hacer, su trabajo está hecho y usted está hecho leña, que no es lo mismo que echar leña al fuego. El problema no es solo ortográfico; como echar (al igual que hacer) se emplea con diversos sentidos, hay que tener precauciones de todo tipo. Fíjese en este ejemplo: ¡Oiga, le pedí dos libras y aquí hay solamente libra y media! Ay, perdone, es que hacía tanto tiempo que no venía, que le he (h)echado de menos. ¡No deje que le echen las cabras!

Para más columnas como esta sigue el Facebook de Bocadillos Lingüísticos:

LAS HACHES QUE NOS HACHIZAN
Los puristas siempre han existido (¡desde tiempos del latín y antes!), y son muy temidos por…

Publicado por Bocadillos Lingüísticos en Domingo, 10 de enero de 2021

Loading...
Revisa el siguiente artículo